En Guerrero se juega el futuro inmediato de nuestro país

La portada y el balazo de la nota principal de La Jornada del 9 de noviembre es una clara declaración de guerra al Estado Mexicano: "Esto apenas comienza", advierten normalistas. El titular del diario capitalino es reforzado con fotos a todo color sobre el incendio de anarquistas a la puerta principal de Palacio Nacional, en el D.F. y los hechos violentos del mismo sábado por la noche en Chilpancingo, Guerrero, en donde supuestos normalistas prenden fuego a 20 vehículos robados a particulares.

La incapacidad para responder a la desaparición de 43 normalistas y detener la violencia que desde hace años prevalece en Guerrero, por parte del equipo que colabora con el presidente Enrique Peña Nieto, está siendo aprovechada por los grupos criminales hoy aliados (como el caso colombiano) con grupos subversivos de la izquierda radical y al que se han montado con toda oportunidad, las organizaciones anarquistas, para hacerse de municipios enteros y, por qué no, de entidades federativas.

Los actores que participaron y se formaron en los cuadros de grupos subversivos, como la Liga 23 de Septiembre, en la década de los 70s, lidereados por Lucio Cabañas y Genaro Vázquez (hablo de Marcos Cruz y Gonzalo Yáñez) tienen bien claro lo que hoy está sucediendo en entidades como Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán.

Los cuadros formados en aquella década hoy comandan, ante la incapacidad del gobierno federal por detenerlos, el proyecto de imponer el estado narco-socialista, a través del caos y las armas. Los siguientes hechos así lo confirman.

En nuestro país, el proceso de transición hacia un nuevo sistema político iniciado con la alternancia, tras el arribo del PAN a Los Pinos, no sólo quedó inconcluso, hoy el país se encuentra en un grave retroceso no sólo al retornar al antiguo régimen priista basado en la corrupción, la impunidad y el creciente endeudamiento público, ahora también enfrentamos la embestida de los grupos radicales de izquierda aliados a los grupos criminales.

A simple vista alcanzamos a distinguir dos grandes vertientes:

1.- Por un lado las organizaciones criminales lucrativas

Éstas, aliadas con los grupos subversivos de izquierda, actualmente se dedican al secuestro express, a la extorsión; al cobro de impuestos paralelos a través del derecho de piso. Su interés principal es el dinero y, ahora, ocupar espacios de gobierno a través de la vía "democrática". Son mafias hechas poder, hechas gobierno.

El caso de Iguala y Salvador Abarca, es el más reciente, pero ésta es la realidad en más del 70 por ciento de los casi 2 mil 400 municipios del país, controlados por grupos criminales. Líneas adelante, volveremos a este caso.

2.- En otra vertiente nos encontramos a las organizaciones criminales subversivas

Son mafias que también buscan el poder, pero con claras connotaciones ideológicas. En este espacio encontramos al ERPI, EPR, las Milicias Populares de Guerero, y a algunos maestros pertenecientes a la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero, CETEG.

Sus acciones, todas están justificadas por la lucha revolucionaria. Organizan secuestros "revolucioanrios" para recaudar dinero y financiar sus actividades "liberadoras". Forman células de estudiantes, campesinos, trabajadores. Imponen derecho de piso al que le llaman impuesto "revolucionario".

Crean las brigadas de ajusticiamiento, las que hoy buscan por todos los rincones de Guerrero a los "Guerrero Unidos" que desaparecieron a los 43 estudiantes normalistas.

En sus más recientes comunicados, tanto el ERPI como Milicias Populares, justifican sus actuaciones contra particulares e instituciones de los tres niveles de gobierno.

Al Pueblo de México

Hoy nos vemos obligados a romper el silencio por los acontecimientos que se dieron en el Estado de Guerrero.

Comunicado Estatal Nº 21

Al pueblo en general

Con todo el dolor ante la detención-desaparición de los compañeros normalistas y el vil asesinato de otros civiles el pasado 26 de septiembre, en Iguala, Guerrero, declaramos:

1. Se convoca al interior de nuestras filas y al pueblo en general a la conformación de la Brigada Popular de Ajusticiamiento 26 de Septiembre,expresamente fundada para enfrentar en aspectos político-militares esta nueva afrenta del narcoestado mexicano y, particularmente, al cartel de sicarios del Estado, mal llamado "Guerreros Unidos".

2. Recábese toda información sobre elementos, propiedades e intereses de dicho cártel y póngase a disposición de nuestro ERPI, por cualquier vía pública o secreta.

3. Declaramos a la Corriente Nueva Izquierda del PRD como cómplice de los hechos del 26 de septiembre del 2014.

Atentamente.

Con el poder popular, el pueblo unido vencerá.

Comité Estatal de Guerrero

Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI)

Estado de Guerrero, a 6 de octubre de 2014.

Por su parte, las Milicias Populares en Guerrero difundieron el siguiente comunicado:

A todo Mexico

Ante la violencia del brutal neoliberalismo que en México se mantiene mediante el narcogobierno, hoy, más que nunca, necesitamos responder con todas las formas de lucha, violentas y pacíficas, legales e ilegales.

Después de Tlatlaya e Iguala, el coro televisivo a dúo con los partidos intenta convencernos de que son casos de corrupción aislados. Unos soldados desobedientes, un presidente municipal y sus policías coptados por el narco. Nada que no se pueda arreglar con una comisión investigadora o, mejor aún, con un comité anticorrupción.

Por eso, hoy más que nunca necesitamos responder con todas las formas de lucha, violentas y pacíficas, legales o fuera de esta legalidad sin ética que intentan imponernos los de arriba. Al fin que ellos son los primeros en violar la legalidad, en utilizar los métodos mafiosos para enriquecerse y saquearnos aún más.

Que nuestro dolor, nuestra rabia e indignación se transformen en aliento para organizarnos porque solamente así podremos quitar del poder a la mafia neoliberal.

Desde el México de abajo hoy unimos nuestra voz y nuestro esfuerzo al de millones de mexicanos que ya nos cansamos de este sistema explotador y de la política delincuencial que hoy está en el poder. ¡Basta ya!

Milicias Populares ¡Basta ya!

Estado de Guerrero, Mexico.

Está más que claro: con la llegada del gobernador interno de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez (ex secuestrador y ex militante de las FARC), se ha puesto en marcha un nuevo laboratorio en donde guerrilleros conversos y grupos mafiosos administran abiertamente el gobierno y los municipios.

¿Este es el futuro de nuestro México?