De Aguas Blancas a Iguala

Ángel Aguirre fue designado Gobernador interino el 12 de marzo de 1996, luego de que Rubén Figueroa Alcocer renunció al cargo derivado de la masacre de Aguas Blancas.

Un día antes, aún como dirigente estatal del PRI, encabezó una marcha en Chilpancingo en apoyo a Figueroa, quien se resistió a dejar el poder tras el asesinato de 17 campesinos en el paraje del Municipio de Coyuca de Benítez, el 28 de junio de 1995.

Después de concluir su interinato, Aguirre fue coordinador regional de la campaña presidencial de Francisco Labastida en 2000, y en 2006 es electo senador por el PRI.

Para competir por la gubernatura, en 2010 pide licencia, pero pierde la postulación con Manuel Añorve.

Renuncia al tricolor, se registra como candidato de la alianza PRD-PT-Convergencia, gana la elección en enero de 2011 y toma protesta como Gobernador constitucional el 1 de abril del mismo año.

Durante los tres años, seis meses y 23 días de gestión enfrentó varias crisis.

En 2012, las protestas de profesores de la Coordinadora de Trabajadores de la Educación del Estado de Guerrero (Ceteg) en contra de la reforma educativa impulsada por el Gobierno federal pusieron el vilo a Aguirre durante tres meses.

Además de las movilizaciones y bloqueos de las vías federales, incendiaron sedes del PRI, el PRD y el PAN.

La Policía Federal desalojó con violencia a los maestros que bloqueaban la autopista del Sol.

En mayo de ese año, Aguirre destituyó a 22 funcionarios de su gabinete, entre ellos el secretario general de Gobierno, Humberto Salgado Gómez, su principal operador político.

Al cargo llegó el ex rector de la Universidad Autónoma de Guerrero, Florentino Cruz Ramírez, quien renunció tres meses después debido a diferencias que tuvo con el titular de Administración y Finanzas, Jorge Salgado, y el sobrino del Gobernador, Ernesto Aguirre Gutiérrez.

"Yo aquí no sirvo de nada, mejor me voy", dijo el ex rector a Aguirre cuando le entregó su renuncia.

La noche del 13 de septiembre de 2013, el Gobierno estatal envió a los medios una fotografía donde aparece Aguirre con diputados y senadores del PRD y del PRI, además de funcionarios de su gabinete, sentados en una gran mesa en Casa Guerrero.

Un mariachi amenizó la celebración.

Esa foto se la tomaron después del acto oficial por la instalación del Primer Congreso de Anáhuac, que cada año se realiza en la Catedral de La Asunción.

Mientras Aguirre y sus invitados se divertían, las lluvias provocadas por la tormenta tropical "Manuel" y el huracán "Ingrid" devastaban varias regiones del estado.

Un año después de la contingencia ambiental, las protestas de las familias que resultaron afectadas no han cesado, debido a que las obras de reconstrucción están retrasadas o mal hechas.

En la elecciones de consejeros nacionales, estatales y municipales del PRD, el pasado 24 de agosto, la corriente de Aguirre, Izquierda Popular Guerrerense, hizo alianza con Nueva Izquierda y ganaron la mayoría de los espacios.

Así, el Gobernador y su tribu perfilaba condiciones favorables para sus candidatos a alcaldes y a diputados locales rumbo a los comicios de 2015.

Ya estaba pactado que su hijo, el actual diputado local Ángel Aguirre Herrera buscara la Alcaldía de Acapulco.

Aguirre fue acusado por corrupción y nepotismo, pues al iniciar su gestión se contabilizaron 60 familiares suyos en la nómina oficial.

Tras la denuncia, dio de baja a muchos parientes, entre ellos a su hermana, Delfina Aguirre Rivero, quien fungía como directora del DIF estatal.

Pero los hechos de violencia ocurridos en Iguala, donde la noche del 26 de septiembre fueron asesinadas 6 personas y desaparecidos de 43 normalistas, provocaron la crisis que obligó a Aguirre a solicitar licencia, para que el Congreso loca designe a otro interino.