Hoy, 21 de enero de 2014, en la Sede de la Conferencia del Episcopado Mexicano, ha tenido lugar la VII Reunión del Consejo Permanente, integrado por el Consejo de Presidencia y los Obispos que representan a las 18 provincias eclesiásticas de la República Mexicana: Acapulco, Baja California, Bajío, Chiapas, Chihuahua, Durango, Guadalajara, Hermosillo, Hidalgo, México, Monterrey, Morelia, Oaxaca, Puebla, San Luís Potosí, Tlalnepantla, Xalapa y Yucatán.

Luego de encomendarnos a Dios mediante el rezo de la Hora de Tercia, hemos reflexionado acerca de los retos y oportunidades que enfrentamos los mexicanos, tratando de encontrar la forma específica en que la Iglesia católica puede contribuir al desarrollo integral de las personas y al auténtico progreso de nuestra patria.

Hemos hecho nuestro el dolor que experimentan quienes son víctimas de la violencia, en distintas zonas de nuestro país, particularmente en Michoacán. También hemos reconocido la cercanía y solidaridad de los obispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos de aquella región con quienes sufren, así como los grandes y valientes esfuerzos que están haciendo para contribuir a la pacificación del lugar.

Los Obispos de México hacemos nuestro lo expresado por Mons. Miguel Patiño Velázquez, Obispo de Apatzingán, quien en su Carta Pastoral del pasado 15 de enero, con honestidad y valentía, ha señalando que “la gente espera una acción más eficaz del Estado en contra de los que están provocando este caos”, y ha pedido “a los políticos, al gobierno y al Secretario de Gobernación” que “den a los pueblos de nuestra región signos claros de que en realidad quieren parar a la máquina que asesina”.

Urgimos a las autoridades a un trabajo coordinado que resuelva de manera integral e incluyente el drama de la violencia que aqueja a tantas personas y familias, a fin de que los ciudadanos puedan vivir en paz, como es su derecho.

Por nuestra parte, reiteramos el compromiso y la disposición de la Iglesia católica a seguir colaborando en la atención pastoral de las víctimas de la violencia y en la reconstrucción del tejido social, favoreciendo una cultura del respeto al estado de derecho y de la paz.

Pedimos a Dios nuestro Señor que por intercesión de Santa María de Guadalupe bendiga a todos.

+José Francisco, Cardenal Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara
Presidente de la CEM

+Eugenio Lira Rugarcía
Obispo Auxiliar de Puebla
Secretario General de la CEM

Los Obispos representantes de las provincias eclesiásticas de:

Acapulco, Baja California, Bajío, Chiapas, Chihuahua

Durango, Guadalajara, Hermosillo, Hidalgo, México, Monterrey, Morelia, Oaxaca, Puebla

San Luís Potosí, Tlalnepantla, Xalapa, Yucatán

Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído