En medio de otro repunte de narcoviolencia en Tamaulipas por el control de las plazas, cobro de cuotas, los secuestros y el reacomodo de los grupos del crimen organizado, unos 2 mil 400 elementos del Ejército salieron del territorio estatal.

El primer efecto que se dejó sentir luego de la retirada de los agrupamientos castrenses fue el cierre de las cuatro regiones --norte, centro, costa y sur-- en que se dividió al Estado el 13 de mayo de 2014 con el inicio del plan anticrimen en el Municipio de Reynosa.

La división de Tamaulipas en regiones se realizó a propuesta del entonces titular de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, para enfrentar a la delincuencia, que había rebasado las fuerzas de seguridad y causaba estragos en la sociedad ante el aumento de los secuestros y ejecuciones.

Una fuente federal informó que a mitad de marzo pasado un total de 2 mil 466 efectivos de la Sedena, con grados de general hasta soldado, adelantaron su salida de Tamaulipas, cuando se tenía previsto hacerlo hasta finales de año, al concluir la Administración del Gobierno federal.

No obstante, los soldados se fueron antes, confirmó en entrevista José Alejandro Montoya Lozano, Alcalde en funciones de la capital, Ciudad Victoria, la localidad más violenta del estado y que lidera en asesinatos a nivel nacional.

"Terminó por ahí el convenio de colaboración que se tenía del estado con las fuerzas federales que mandaron. De aquí de la zona centro se retiraron dos mil militares", indicó el Edil.

La salida del Ejército de Tamaulipas coincide con el aplazamiento del estado para firmar el Convenio de Coordinación en Materia de Seguridad Pública con la Sedena y la Secretaría de Marina, que desde 2011 se renueva y suscrito por vez primera al arrancar la Administración del ex Gobernador Egidio Torre Cantú.

"La razón fue por incumplimiento por parte del Gobierno del estado en algunos acuerdos con la Secretaría de la Defensa Nacional", dijo una fuente federal.

De acuerdo con el primero de los convenios, que se firmó en 2011 y se ha venido modificando, el estado se comprometió a cubrir en los primeros cinco días de cada mes un monto de 25 millones 867 mil pesos por concepto de estímulos económicos extraordinarios al personal participante a través del Banco Nacional del Ejército, Fuerza Aérea y Armada.

También se estableció el pago mensual de un estímulo de dos mil pesos a los elementos de las fuerzas federales mientras permanezcan en la entidad.

Además, el estado en 2012 se comprometió a donar terrenos para la construcción de tres campos militares, en Mier, San Fernando y El Mante, con una inversión de 700 millones de pesos.

Antes de finalizar, la Administración de Egidio ofreció construir un cuartel militar en el Municipio de Hidalgo, en un predio de 60 hectáreas que donó el estado con el aval del Congreso local y que está pendiente.

El área Jurídica del Gobierno de Tamaulipas precisó que el convenio está en proceso de firmas y deslindó de esta negociación el retiro del Ejército.

"Los recursos económicos que de él derivan se han venido cubriendo y están disponibles para este año (2018)", señaló la fuente.

Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído