El costo de la inseguridad para los negocios y la debilidad de las instituciones son los renglones más frágiles que ha mostrado México en los índices de competitividad.

En el Índice Global de Competitividad del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), al evaluar los costos del crimen y violencia por país, México tuvo una calificación de 2.8 (en una escala del 1 al 7, que es el máximo), en la edición 2013-2014.

Esta situación empeoró en la última versión del índice, ya que en 2017-2018 obtuvo una calificación de 2.7 puntos y la posición del País fue la 131, de 137 naciones calificadas.

Esto, a pesar de que en términos generales el lugar de México mejoró en cuanto a competitividad: pasó del 55 en 2013-2014 al 51 cuatro años más tarde.

"El País ha tenido avances, aunque de manera más lenta a comparación de otros países. La principal caída para el país fue en el pilar de las instituciones", afirmó el WEF.

También en el comparativo internacional del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) se establece que los niveles de inseguridad en México han impactado de manera importante los costos de hacer negocios.

En la última versión del ranking, el País resultó el segundo peor evaluado de la muestra a nivel internacional.

"Esta situación le acaba pegando más al inversionista pequeño, al negocio familiar, a la start up, al negocio que está empezando, al informal, porque es fácil caer en las redes de los criminales, es una fragilidad de entrada", señaló Manuel Molano, director general adjunto del Imco.

La Encuesta de Victimización Empresarial, cuya última versión refiere datos de 2015, reveló que el costo total a consecuencia de la inseguridad y delitos en las unidades económicas representan un monto de 138 mil millones de pesos, es decir, 0.73 por ciento del PIB.

Los establecimientos comerciales e industriales fueron los que tuvieron mayor afectación por el delito y los principales ilícitos son robos y asaltos, extorsión y fraude.

"Una cifra que es interesante es el gasto que las empresas tienen que asumir en medidas preventivas", señaló David Ramírez, coordinador del programa de seguridad de México Evalúa.

En 2011, el costo de las medidas para prevenir el delito fue de 55.4 mil millones de pesos, luego, en 2013, bajó a 52 mil millones de pesos, pero, en 2015, dicho gasto se elevó a 73.3 mil millones de pesos, refirió Ramírez.

Algunas medidas a las que recurren las empresas son colocar cerraduras y candados, instalar alarmas y/o videocámaras, cambiar puertas y ventanas, contratar vigilancia o seguridad privada y seguros, entre otras.

Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído

Banner - Sidebar Right