Si Ángela Buitrago como fiscal en Colombia mantuvo ocho años y medio en la cárcel al coronel Luis Alfonso Plazas Vega con base en pruebas que ella misma falsificó y si Claudia Paz y Paz cuando fue Fiscal General de Guatemala encubrió la corrupción del ex presidente (hoy preso) Otto Pérez Molina, protegió a grupos violentos y desató una persecución contra la fiscal Gilda Aguilar por precisamente querer aplicar la ley a esos delincuentes, Carlos Martín Beristain, otro integrante del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes que la CIDH envió a México con relación al caso de la masacre de Iguala, es un hampón de muy altos vuelos.

Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído