Boletín de seguridad noviembre 2013

Al finalizar el primer año de Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto los comentarios son en su mayoría poco halagadores: “México Evalúa” considera que “estancado en la economía, sin grandes cambios en seguridad y sin la generación de los empleos necesarios, los mexicanos no se pueden dar por satisfechos”.

La directora general de esta institución observa además que “no hay hasta ahora una política clara en materia de seguridad por parte del Gobierno Federal, no se ve una mejoría contundente, no existe éxito que ofrecer a los mexicanos en materia de seguridad.

El resultado (del ejército en Michoacán) hasta ahora ha sido el surgimiento de grupos de autodefensa y enfrentamientos con la organización de Los Caballeros Templarios y que haya voces que piden la desaparición de los poderes.

No se logró en 2013 poner en marcha el proyecto de crear una gendarmería, que hubo modificaciones y las fuerzas van a tener sólo 5 mil efectivos. En Derechos Humanos fue un año perdido.

Llama la atención, el supuesto asesinato de un presidente municipal en Michoacán y, como consecuencia, la solicitud de numerosos alcaldes agrupados de un esquema estratégico de protección en todo el país ante el crecimiento de las extorsiones y amenazas de muerte que sufren más de 250 alcaldes en 10 estados diferentes.

También llama la atención que hasta sacerdotes en Michoacán (p.ej. el Obispo de Apatzingán) y Guerrero recibieron recientemente amenazas y que en el D.F. el Cardenal Norberto Rivera sufrió un intento de extorsión telefónica.

La negativa del Secretario de Gobernación a esta petición, de que no es posible proteger a los alcaldes por fuerzas federales, podría alentar la creación de más grupos de autodefensa para llenar este vacío de poder que sienten muchas comunidades en todo el territorio.

Otro problema que conmueve a la ciudadanía en muchos municipios del centro del país son los crecientes asaltos y robos al transporte público, principalmente en el Estado de México. (El asesinato de un chofer de autobús mientras circulaba se considera el colmo de la barbaridad)

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) demandó una vez más al Gobierno Federal frenar al crimen organizado ya que los asaltos y robos, los secuestros y las extorsiones, el cobro de derecho de piso o paso, afecta considerablemente los diversos sectores económicos y productivos en amplias zonas del territorio nacional.

El Proyecto de Presupuesto del Gobierno Federal que asciende para 2014 en unos 182 mil millones en Seguridad Pública y Prevención del delito, además de 22 mil millones extras para las Secretarias de Gobernación, SEDENA, trata de hacer frente al crimen organizado (un 9.8% más que en 2013).

Resumen de la situación de (in)seguridad pública y sus principales factores

La Situación en Seguridad Pública Nacional se podría resumir en que ha habido días en los que prevalecía información sobre fosas comunes, otros sobre matanzas, secuestros y extorsiones, siendo siempre la alta violencia el factor denominador en común.

En los primeros once meses del primer año del Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) reporta 17 mil sesenta y ocho homicidios dolosos, o sea mil quinientos cincuenta por mes, lo que equivale a cincuenta y uno por día.

Las otras cifras que maneja la SNSP indican un aumento considerable de 24.9% en secuestros, 12% en extorsiones, pero sí destaca una reducción de un 15% de homicidios dolosos y un 5.4% de robos con violencia. Sin embargo el deplorable promedio de cincuenta y un homicidios por día significan un récord trágico.

Otro dato difundido por el Subsecretario de la SEGOB es que el fenómeno de la violencia en el país afecta principalmente a los jóvenes, que son a la vez los que la ejercen y sufren sus consecuencias. Según INEGI la primera causa de muertes entre jóvenes de 15 y 24 años son los homicidios.

El Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) advierte que 2013 será año record en secuestros por el alto número de denuncias en los primeros nueve meses del Gobierno del Presidente Peña Nieto. De acuerdo con los registros de la ONC, los seis crímenes de alto impacto se reflejan en las estas cifras recopiladas entre enero y agosto del presente año: homicidios 10,566; homicidios dolosos 12,167; secuestros 1,130; extorsión 5,329; robo con violencia 143,340; robo de vehículo 127,133.

Las pérdidas de PEMEX a lo largo de este año por “ordeña” –se ha detectado hasta 2 mil tomas clandestinas- ocasionados por grupos del crimen organizado, ascenderán según los cálculos de la paraestatal hasta finales de 2013 a unos 7 mil seiscientos cinco millones.

Referente al combate del gobierno contra las organizaciones criminales, encabezados por los narco-cárteles, una información (diario El Universal) indica “Desactiva gobierno a 71 capos relevantes: De los 122 criminales declarados relevantes, se “desactivaron” 71 capos en el primer año” y un informe referente a la “Desarticulación de Organizaciones Delictivas”.

Indica que en el país hay presencia de 12 grupos criminales, tres de reciente creación, como el cártel del Poniente (que opera en La Laguna y Torreón), La Corona (con presencia en Jalisco) Los Rojos (que disputan territorios en Morelos, Edomex y Guerrero). (En el anterior gobierno se habló de unos 70 capos, de los cuales se neutralizaron unos 37, entre detenidos o liquidados).

La situación en el Estado de Michoacán sigue extremadamente compleja, ya que los grupos del crimen organizado no solamente se han expandido en todo el territorio, sino han penetrado en la vida social y político y hay indicios que policías y presidentes municipales y funcionarios a nivel estatal y federal han sido sobornados por organizaciones criminales o forman parte de ellos.

La CNDH, por su parte, alertó de que los grupos de autodefensa (policías comunitarias, defensa civil, etc.) están aún en expansión y tienen presencia en por lo menos 10 estados del país, entre los que figuran los Estados de Guerrero, Michoacán, Morelos, Puebla, Tamaulipas, Veracruz y el Estado de México. Ni los gobiernos estatales, ni el Gobierno Federal, han encontrado hasta el momento la forma adecuada de parar su crecimiento y controlarlos.

El Procurador General de la República aseguró (diario Reforma), que los grupos de autodefensa no continuaran extendiéndose, “lo garantiza el Estado de Derecho”.

El titular de la SHCP declaró (también diario Reforma) “hoy en Michoacán está amenazado el Estado mexicano, está amenazado el Estado de Derecho y estamos enfrentando uno de los grandes retos que tiene la Nación.”

En el Valle de Toluca han aumentado en un 30% los delitos contra el comercio y las empresas, según informes de la Cámara de Comercio (CANACO) del Estado de México.

En el Distrito Federal, después de más de 100 días de presencia, manifestaciones y vandalismo de las huestes de la CNTE, ahora son las protestas de la izquierda contra las reformas política y energética, que obligan a las fuerzas del orden público federales de erigir vallas para proteger la Cámara de Senadores y la Asamblea Legislativa.

Como dato curioso, pero por eso no menos alarmante (diario Reforma), se cita que en el D.F. cada hora 93 teléfonos reciben una llamada de intento de extorsión. Este fenómeno se explica por el fracaso del sistema de bloqueadores de los celulares de los presos en las cárceles.

Otros delitos que contrastan con la posición oficial del Gobierno del D.F., según la cual los delitos de alto impacto han disminuido en el pasado de octubre en un 5.7% (en relación con el mismo mes del 2012!), son los asaltos y robos a bancos, el aumento de distribución (narcomenudeo) y consumo de drogas.

Comentarios

Al finalizar el primer año de Gobierno del Presidente Peña Nieto el problema de la inseguridad sigue agobiando al país. La crisis de inseguridad que ha heredado el presidente se mantiene prácticamente en los mismos términos de hace un año.

A pesar de que el gobierno insiste en que se ha logrado una disminución de un 20% en los homicidios (que de hecho esta disminución se inició en los últimos meses del gobierno de Calderón), se percibe que al final de este año 2013 hay más crímenes y violencia que al principio de este sexenio y que las organizaciones criminales en su conjunto han diversificado sus actividades más allá del trasiego y tráfico de drogas y armas.

Ahora son los secuestros y las extorsiones en sus diferentes modalidades, la trata y el tráfico de personas que requieren respuestas inmediatas.

Se considera que el gobierno de Peña Nieto en su primer año no ha sabido imponer cambios concretos en su estrategia de combate a las organizaciones criminales en general.

Con el surgimiento de los grupos de autodefensa en más de 10 Estados, que encabezan los Estados de Michoacán y Guerrero, se ha presentado un nuevo y grave problema por la falta de autoridad, tanto a nivel estatal como federal.

La declaración del Procurador General de la República que en el país existen regiones dónde no entran las fuerzas federales, indica el poder que ejercen las organizaciones criminales, a pesar que el gobierno federal ha enviado fuertes contingentes del Ejército, la Marina y Policía Federal a las regiones donde más se combate al crimen organizado.

México es considerado en este momento el país con el número más alto de secuestros en el mundo, lo que supone un resultado preocupante resultado para el primer año de un nuevo gobierno.

Parece que la Política y estrategia del Gobierno del Presidente Peña Nieto de reducir la violencia, los homicidios y secuestros para recuperar la paz social, salvar y restaurar el Estado de Derecho no han traído los resultados esperados.

La notable militarización del combate de los narco-cárteles y las organizaciones criminales en todo el país requiere que el gobierno procure modernizar las Fuerzas Armadas, actualizar su marco jurídico y tome medidas para evitar la corrupción y la violación de los derechos humanos.

A principios del segundo año de gobierno la mayoría de los mexicanos siguen confiados y esperanzados de la capacidad del Presidente Enrique Peña Nieto y de su equipo de reajustar los objetivos de la estrategia para llevar con éxito la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado.