Reforma Política, para trasformar el sistema, mejorar la seguridad y la justicia y servir al ciudadano

01. La transición quedo incompleta aunque hubo alternancia. El riesgo es la regresión. El reto es la reforma política para avanzar a un nuevo sistema

En la acción ciudadana que hemos realizado miles de líderes y centenares de organizaciones sociales, cívicas, empresariales y políticas, durante más de treinta años, desde la segunda mitad de los 70´s hasta la fecha, pugnamos por el sistema de libertades y la democracia; rechazamos el autoritarismo manipulador; denunciamos corrupción, impunidad y complicidad con mafias del crimen; urgimos a la reforma del sistema educativo, la reforma fiscal, la reforma energética y la reforma laboral.

Casi todas las grandes batallas ciudadanas, congresos, campañas, concientizaciones, marchas y publicaciones, han estado conectadas entre sí por los valores fundamentales del humanismo solidario: la dignidad de la persona y el valor de la familia; la orientación social de la economía y el combate a las causas de la miseria; la unidad de los mexicanos en lo esencial y la preservación de nuestra identidad; y el anhelo de seguridad, justicia y paz.

La regresión sí es probable, sí es un riesgo grave para el país, por la fuerza de los grupos del viejo sistema y su acción organizada, con intereses ilícitos, dentro de la clase política, en algunas dependencias de gobierno y en los partidos; y porque los gobiernos recientes no han logrado realizar un proyecto significativamente diferente y percibido como mejor, ni han conseguido las reformas de fondo indispensables y que fueron la expectativa en la alternancia en el 2000.
Hay factores que aceleran la regresión, por ejemplo: impunidad de las mafias criminales, los circuitos de corrupción, los grupos de poder fáctico intocables, la persistencia del viejo sindicalismo, tipo SNTE o SME, algunas organizaciones del campo que lucran con el rezago rural; la falta de competitividad de PEMEX…

El imperativo ciudadano es mejorar la democracia y no ilusionarnos ni con una nueva alternancia ni con improbable continuidad. Ahora hay competencia entre partidos, pero siguen menospreciando al ciudadano, predomina la negociación de su poder y de sus intereses económicos. Ahora hay autonomía del Poder Legislativo, pero los legisladores obstaculizan las grandes reformas jurídicas.

En cualquier escenario electoral y post electoral, es indispensable construir un nuevo sistema político humanista, solidario y eficaz. La regresión no es fatal; el fatalismo lleva al derrotismo. La crisis económica en especial la miseria, los cambios políticos, la gravedad del crimen organizado y la reflexión social por el bicentenario, ofrecen la oportunidad de cambiar paradigmas y estrategias, y lograr resultados mejores.
Felipe Calderón propuso la Reforma Política más importante en 15 años, integrada por reformas específicas:

  1. Permitir la elección consecutiva de alcaldes y legisladores federales
  2. Reducir el número de integrantes del Congreso.
  3. Aumentar el mínimo de votos para que los partidos conserven su registro
  4. Agregar la figura de "iniciativa ciudadana" para proponer iniciativas de ley
  5. Incorporar la figura de las candidaturas independientes para los cargos de elección popular.
  6. Implementar la segunda vuelta electoral
  7. Atribución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para presentar iniciativas de ley.
  8. Facultar al Poder Ejecutivo para presentar al Congreso dos iniciativas preferentes y poder hacer observaciones a los proyectos aprobados por el Congreso

No tiene caso el análisis de detalle de la Reforma. Eso les toca a los legisladores. La exigencia es reforma política inmediata, justo en 2010.

En las organizaciones de la sociedad civil de todo tipo, han surgido análisis y otras propuestas; decenas de comentarios en los medios critican o “componen” la Reforma propuesta. Líderes de partidos la rechazan con cuestionamientos o proponen reformas alternativas. Ciudadanos que están de acuerdo no la impulsan porque la sienten poco probable. El Consejo Nacional del MOVIMIENTO BLANCO, que sesionó el jueves 11 de Febrero, acordó que es imperativo avanzar hacia un nuevo sistema político, y hemos decidido apoyar públicamente la citada Reforma Política, porque contribuye eficaz y sustancialmente a ese avance, y por ello no nos limitamos a dar una opinión de apoyo, sino que hacemos nuestra la Reforma, para que no sea sólo del Presidente, para que no sea bandera de un solo partido, sino propuesta ciudadana que impulsamos ante todos los actores políticos. Es imperativo lograr cambios esenciales en el sistema político. Que los mexicanos constatemos que si se puede avanzar, que dejamos esquemas del pasado, que inyectamos una nueva dinámica a la vida política; y ello nos permitirá después hacer otras propuestas específicas. La Reforma Política debe ser antes del si o no a las alianzas partiditas, y antes de los procesos electorales.

Por ello, en la misma sesión acordamos también respaldar a SOCIDEDAD EN MOVIMIENTO, porque ha puesto a México a Debate. Y este debate ha enriquecido las concepciones y propuestas de la ciudadanía y de algunos políticos. Y específicamente apoyamos la propuesta de UN ACUERDO POLITICO FIRMADO POR TODOS LOS PATTIDOS, porque la esencia de la democracia es la voluntad ciudadana, y nosotros queremos HACERNOS OIR

 

02. La sociedad civil de Ciudad Juárez ha logrado ser escuchada por el Gobierno y la Nación

Sobre el caso de Ciudad Juárez, ya hemos dicho públicamente, que es la ciudad con mayor criminalidad del mundo, por el índice de homicidios sobre cada 100 mil habitantes y secuestros por cada millón de habitantes, porque la impunidad de los homicidas cometidos es de casi el 97%. Ante la eficacia insatisfactoria de las dependencias del Gobierno Federal, hemos solicitado por escrito la intervención del Consejo de Seguridad de la ONU, nombrando una Misión de Paz, que en su caso pueda definir la necesidad de que participen los Cascos Azules.

La respuesta del Gobierno Federal de reforzar los programas de SEDESOL y otras medidas similares, es importante y necesaria. El Movimiento Blanco en solidaridad con la sociedad civil de Cd. Juárez hace un enérgico llamado a las autoridades federales y estatales, a atender con toda la fuerza del estado lo esencial de su actuación, que es investigar, perseguir y castigar a los criminales; necesitamos una policía eficaz que pueda restablecer en gran parte el orden y la paz.

La fricción pública entre varias organizaciones de la sociedad civil y el Presidente Felipe Calderón, es lamentable pero totalmente explicable. La indignación de la sociedad juarense es enorme, su valiente exigencia es una esperanza real y un reto histórico, y por ello cuentan con apoyo en todo el país. Si los gobiernos federal y estatal logran mejores resultados, la indignación crecerá hasta hechos imprevisibles.

En estos momentos, está físicamente en Ciudad Juárez una de las dirigentes fundadoras del Movimiento Blanco, Cecilia González, encargada de seguridad de las centrales de abasto en México y América Latina, para ratificar nuestra solidaridad con la sociedad civil de esta ciudad mexicana fronteriza en su legítima exigencia.
Pedimos al Gobierno Federal diga si está de acuerdo o no con la petición al Consejo de Seguridad de la ONU de enviar una misión de paz.

 

03. El secretario de la defensa tiene razón al exigir a los políticos

Todos anhelamos paz social y lograr una visión compartida, por ello apoyamos totalmente el pronunciamiento del Secretario de la Defensa Nacional, General Guillermo Galván Galván, y de otras voces independientes, que exhortan con firmeza a los partidos políticos a buscar acuerdos con responsabilidad considerando el interés superior de la nación por encima de los intereses partidistas o personales.

Por ejemplo, la actuación del Ejército en el combate al crimen está limitada porque no se ha hecho la Reforma a la Ley de Seguridad Nacional para dar marco jurídico a la Seguridad Interior y la participación de las fuerzas armadas. Esta iniciativa está en estudio en el Senado desde el 22 de abril pasado. Las Fuerzas Armadas no tienen certeza de su participación en esta lucha contra el crimen organizado, falta definir hasta dónde queremos que participen, cómo deben hacerlo, es una definición de Estado.

 

04. El episcopado mexicano alza su voz para exigir la transformación del estado

Los obispos también están demandando depurar el sistema de justicia en México y transformar el sistema educativo, como condiciones para la paz. Y proponen mayor diálogo entre los actores políticos del país.

 

05. El Movimiento Blanco destaca que la Reforma Política que el país necesita va más allá de la Reforma propuesta por el Presidente Felipe Calderón, porque urge la reforma del sistema de justicia, la reforma del sistema educativo y el cambio de mentalidad de los partidos para escuchar y servir a los ciudadanos por encima de sus pleitos e intereses. Al menos los legisladores deben empezar por la reforma política que propuso Felipe Calderón, antes de las alianzas y antes de las elecciones de este año.