El gobierno del Estado de Guerrero emitió un boletín de prensa en el que "rechaza categóricamente los resultados del llamado ranking de las 50 ciudades más violentas del mundo, presentado ayer por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal, A.C., en los que supuestamente Acapulco ocupa el segundo lugar".

A ello respondemos: la descalificación que el Gobierno de Guerrero pretende hacer de nuestro estudio se basa en MENTIRAS.

Primera mentira. El Gobierno de Guerrero asegura que "esos resultados no constituyen sino una distorsión de la realidad, pues el mencionado Consejo no revela en detalle las fuentes de la información que presenta, lo que se traduce en una evidente inconsistencia metodológica que le resta toda credibilidad al documento."

Como se puede corroborar en nuestra página web, los resultados de nuestro estudio se sustentan en el documento "Metodología del ranking (2012) de las 50 ciudades más violentas del mundo" en el cual explicamos detalladamente los criterios de selección de las urbes, los criterios de cálculo y las fuentes consultadas en cada caso.

Respecto a las fuentes de información de las ciudades de México, dice el documento en su página 31:

Por ello, en la mayoría de los casos procedimos a tomar por válidas las cifras de la base de datos de incidencia criminal en el nivel municipal del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SE SNSP) y cuya página de Internet es:
http://www.estadisticadelictiva.secretariadoejecutivo.gob.mx/mondrian/testpage.jsp?query=delito_municipal_global

La información demográfica es resultado de proyecciones lineales que realizamos a partir de los datos oficiales del Conteo de Población de 2005 y el Censo General de Población de 2010 del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

Y respecto a Acapulco en particular el mismo documento señala en su página 32:

La fuente de incidencia de homicidios fue: SE-SNSP.

Es decir la cifra de 1,170 homicidios de nuestro estudio es la CIFRA OFICIAL del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública a la fecha, según se puede consultar en su página, en la dirección mencionada.

Y el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública no inventa las cifras, reproduce las que le remiten las procuradurías generales de justicia de las entidades federativas. La mencionada cifra de 1,170 homicidios de Acapulco es la que al Secretariado Ejecutivo le proporcionó ¡la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero!

Por tanto y a reserva de formalizar la petición de información según la legislación de transparencia de la información pública, para los efectos legales correspondientes, emplazamos al Gobierno del Estado de Guerrero a responder y demostrar que la cifra que proporcionó su propia Procuraduría General de Justicia es falsa.

Segunda mentira. En su comunicado, el gobierno de Guerrero sostiene: "No compartimos en absoluto las cifras difundidas y mucho menos cuando se reconoce textualmente que se nutren ‘de un conteo propio, a partir del análisis de notas periodísticas".

La cita que el gobierno hace de nuestro documento de metodología, lo que ya de suyo contradice su afirmación de nuestro estudio "no revela en detalle las fuentes de la información que presenta", es un cita fuera de contexto y citar fuera de contexto también es mentir.

Con su debido contexto lo que el documento de metodología dice, es lo siguiente (página 14):
4) Las cifras de homicidios deben provenir de fuentes oficiales o fuentes alternas. En cualquier caso los datos, las estimaciones y la metodología de cálculo deben ser verificables y/o replicables. En algunos casos (sobre todo de México) los datos son resultado de un conteo propio, a partir del análisis de notas periodísticas.

Para el caso concreto de Acapulco la fuente es, como en el mismo documento se señala, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional según los datos que le proporcionó la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero.

De modo que la cita fuera de contexto no tiene otro propósito que tergiversar lo que en realidad decimos, esto es, mentir.

Tercera mentira. El comunicado del gobierno añade: "Rechazamos que Acapulco se encuentre en la posición mencionada, de la misma manera que rechazamos cualquier intento avieso por dañar la imagen pública de nuestro estado y de los guerrerenses".

Sostener que Acapulco no ocupa la segunda posición entre las 50 ciudades más violentas del mundo, sin señalar cual es la que le correspondería con base a su tasa (basada en las cifras oficiales de homicidios y de población), también es mentir, en este caso por omisión.Emplazamos al gobierno de Guerrero a que diga cuál es la tasa verdadera de homicidios dolosos en Acapulco, ya que la que sostenemos con base en datos oficiales del propio gobierno guerrerense dice no es la verdadera.

Lo que el gobierno de Guerrero pretende con sus mentiras, no es otra cosa que tirar una cortina de humo para intentar ocultar lo inocultable: que la violencia crece vertiginosamente en Acapulco y en el estado y que la administración de Ángel Aguirre Rivero es completamente inepta para contenerla.
Y las evidencias no son sólo el surgimiento de grupos de civiles armados que tratan de defenderse de los criminales, ni la vil agresión recientemente sufrida por seis ciudadanas españolas en Acapulco, que vino a sumarse a ataques similares en el puerto en los últimos meses.

Las evidencias adicionales son, de nuevo, las propias estadísticas oficiales. En el año anterior a la toma de posesión como gobernador de Ángel Aguirre Rivero (2010), hubo 1,500 homicidios dolosos en Guerrero y en 2012 hubo 2,310: un incremento de 54% en dos años.

En 2010 fueron denunciados 43 secuestros en Guerrero y 75 en 2012: un aumento del 74%.
En 2010 se denunciaron 53 casos de extorsión en Guerrero y 133 en 2012: un incremento del 151%.

En 2010 se registraron 1,918 robos con violencia en Guerrero y 4, 135 en 2012: un aumento del 116%.

Además, Guerrero es la única entidad federativa que tuvo cinco municipios entre los 20 con las mayores tasas de homicidios dolosos del país en 2012: Acapulco (143 por cada 100 mil habitantes), Zihuatanejo (65), Iguala (64), Chilpancingo (44) y Taxco (43).

Lo "avieso", lo que daña a Guerrero, es la realidad de violencia y la ineptitud de Ángel Aguirre Rivero para contenerla, no el que la revelemos.


Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído