Juárez necesita seguridad y exención fiscal, no maquillaje

Juárez vive la peor crisis de su historia en tiempos de paz. Si las autoridades responsables no toman ya medidas urgentes y extraordinarias, la ciudad terminará convertida en un pueblo fantasma , sólo habitado por criminales dedicados a seguirse matando entre sí.

Juárez vive la terrible combinación entre la peor crisis de seguridad pública que haya conocido ciudad alguna del país y una severa crisis económica, agigantada por la primera.
Los gobernantes festejan que en el municipio el promedio diario de homicidios bajó en comparación con el nivel de octubre de 2010 (los porcentajes varían según el vocero y su estado de ánimo).

Pero suponiendo que la tendencia se mantuviera el resto del año, en el mejor de los casos Juárez cerrará 2011 con una tasa de homicidios de cuando menos 150 por cada 100 mil habitantes, con lo que seguiría siendo la ciudad más violenta del mundo entero.

Además los niveles de robos y secuestros siguen siendo muy elevados y la extorsión es masiva y generalizada.

Los grupos criminales han logrado en Juárez lo que ni el Sistema de Administración Tributaria (SAT) ha conseguido: exprimir hasta quienes sobreviven en la economía informal.

En Juárez hay más contribuyentes al crimen organizado que al fisco. Casi nadie escapa a la extorsión.

En Juárez no sólo hay un gobierno paralelo al formal, sino que es más eficaz que el formal en imponerse.

Mientras que desde 2010 el resto del país se recupera tras la mayor crisis económica mundial en 80 años, en Juárez las cosas no hacen sino empeorar…y ahí viene otra recesión global…

Valgan algunos datos para ilustrar la gravedad de la situación económica de Juárez, provocada principalmente por la inseguridad:

  • Según estimaciones de la COPARMEX en los últimos 2 años han quebrado o cerrado 10 mil negocios y 100 mil personas han abandonado la ciudad, parte de las cuales se ha ido a vivir a El Paso, Texas.
  • Según Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, en los últimos 18 meses han dejado la ciudad 200 empresas constructoras.
  • Entre 2009 y la fecha han cerrado el 70% de los consultorios médicos y 123 farmacias han cerrado sus puertas.
  • Según la Cámara Nacional de Comercio (CANACO) de la ciudad, sus afiliados “despidieron en el mes de enero a 609 empleados; en febrero, 809; para marzo contrataron a 232, pero en abril volvieron a dejar sin empleo a 446 más, en mayo se presentó una ligera recuperación al emplear a 453 personas y en junio perdieron 142 empleos”.

Ante la desastrosa situación de Juárez, hay quienes pretenden que la situación económica mejorará si se maquilla el rostro de la ciudad. Para el mes de octubre se han programado una serie de actividades para presentar a Juárez como si ella no estuviera viviendo el desastre de inseguridad que vive.

Eso es lo que desde 1993 se ha venido haciendo en Juárez: ponerle capa tras capa de maquillaje a una urbe gravemente enferma de la violencia y el poder corruptor del crimen organizado. Por ejemplo, entre 2004 y 2007 ante el escándalo internacional provocado por la ola de asesinatos de mujeres (feminicidio) lo que se hizo no fue actuar contra los criminales, sino ocultar, hacer como que nada ocurría, intimidar a quienes se negaron a la simulación.

Juárez no necesita mentiras ni farsas, lo que necesita es que se extirpe de una vez por todas el tumor que la destruye y que, en tanto, el Estado deje de desangrar a la ciudad con la carga fiscal. Juárez es como un enfermo de cáncer y además anémico, al cual los médicos le sacan sangre para bebérsla...

La única justificación para pagar impuestos es que los contribuyentes reciban en contraparte la protección del Estado a sus derechos a la vida, la propiedad y la libertad. Hoy el Estado se apodera de más riqueza que nunca de los mexicanos, el equivalente a casi la cuarta parte del Producto Interno Bruto y sin embargo México vive su peor crisis de seguridad pública en tiempos de paz.

Si el Estado mexicano cobra impuestos a los juarenses y no cumple su obligación de protegerlos, a penas se diferencia de los grupos criminales.

Los juarenses no pueden seguir pagando impuestos a los criminales a cambio de no ser asesinados e impuestos al Estado mexicano a cambio de nada.

En tanto el Estado mexicano no garantice en Juárez cuando menos el nivel de incidencia criminal de 2007, no puede cobrar ni un solo peso de impuestos, debe declarar una exención fiscal generalizada.

Si el Estado mexicano no deja de fallar, en Juárez en unos pocos años más su fisco ya no tendrá a quien esquilmar…

A t e n t a m e n t e

Lic. Ramón Chavarría.- Presidente de la Confederación Nacional de Agrupaciones de Centrales de Abasto de la Cd. De México.
Sr. Rubén Ríos.- Presidente de la Central de Abastos de la Ciudad de México.
Sr.- Arturo Fernández.- Presidente de la Unión de Mercados de Latinoamérica.
Lic.- Cecilia González.- Directora de Seguridad Patrimonial y Justicia de los Mercados de Latinoamérica (FLAMA).
Ing. Miguel Esaul Galindo Figueroa.- Presidente Comite de Administracion Central de Abastos de Ciudad Juarez y Vicepresidente Ejecutivo Nal. CONACCA
Maestro. Hugo Almada Mireles.- Observatorio Juarense para Seguridad Publica e integrante de la Mesa de Seguridad
Sr. Humberto Jaime Rojas Guzman.- Presidente Consejo de Vigilancia Central de Abastos de Ciudad Juarez.
Lic. José Antonio Ortega Sánchez.- Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, A. C.

Miguel Esaul Galindo, dirigente de la Central de Abastos de esa ciudad, demandó exenciones fiscales para los comercios que pagan "derecho de piso" al crimen organizado. 90% de 10 mill negocios son extorsionados.
Susana González | La Jornada
Los representantes de las centrales de abastos informaron que además de los robos y secuestros de los que ha sido víctima la población y los comerciantes, estos también han sido víctimas de extorsión. De acuerdo con los directores de los mercados, los involucrados pagan entre 800 y mil dólares mensuales a los integrantes de la delincuencia organizada para que los dejen trabajar.
Rubén Mendoza | azteca noticias