Con una tasa de 229 homicidios por cada 100 mil habitantes (3,042 víctimas para 1,328,017 habitantes), Juárez es por tercer año consecutivo la urbe del mundo en donde más personas son asesinadas.

El estudio que revela lo anterior y que ahora presentamos, es el resultado de 3 años de búsqueda de información sobre incidencia de homicidios dolosos o intencionales en ciudades (de 300 mil habitantes o más) de todas las naciones de las que existan datos y lo más actualizados que sea posible. Sus fuentes y metodología se explican con detalle en el documento anexo. No existe un estudio de tal alcance en el mundo.

La tasa de Juárez es muy superior a las 49 ciudades más violentas del mundo, incluyendo la de Kandahar, Afganistán (170 homicidios por cada 100 mil habitantes) o la de Bagdad, Irak (22 homicidios por cada 100 mil habitantes), ciudad que en 2010 figura en el último lugar entre las 50 urbes más violentas del mundo.

En 2010, la tasa de homicidios dolosos de Juárez fue 35% superior a la de Kandahar y ¡941% superior a la de Bagdad!

Conforme a la información disponible, ninguna otra ciudad en el mundo había alcanzado jamás una tasa como la de Juárez (229), con las únicas excepciones de las ciudades de Medellín, Colombia entre 1989 y 1993 (con una tasa máxima de 331 homicidios por cada 100 mil habitantes) y Bagdad, Irak en 2006 (308 por cada 100 mil habitantes).

Pero mientras que entre Bagdad desde 2006 disminuyó en 93% su incidencia homicida, Juárez la aumentó en 941%.

Además, en cifras absolutas entre 1985 y 2010, los homicidios aumentaron en Juárez en ¡5,681%!, mientras que su población lo hizo en menos de 60%.
Pero el problema de la violencia en México no se reduce a Juárez. Entre las 10 ciudades con mayor incidencia homicida, 4 se sitúan en México: la ya citada Juárez (229), Chihuahua (113), Mazatlán (89) y .Culiacán (88).

Asimismo, la cuarta parte 13 ciudades, que representan la cuarta parte de las 50 urbes más violentas del mundo, se ubican en la República Mexicana. A las mencionadas deben agregarse: Tepic, Torreón (zona conurbada con Gómez Palacio y Lerdo), Tijuana, Acapulco, Reynosa, Nuevo Laredo, Cuernavaca (zona metropolitana) y Matamoros. Ningún otro país tiene tantas ciudades en el ranking de las 50 más violentas.

En esta ocasión el estudio comparativo de la violencia homicida incluye lo que denominamos jurisdicciones sub-nacionales (con medio millón o más de habitantes). Estas se definen como el primer nivel de desagregación territorial en que se divide un país y que tienen diferentes denominaciones en cada nación. Por ejemplo en México son las entidades federativas; en Venezuela, entidades federales; en Colombia departamentos; en Sudáfrica, provincias; en Estados Unidos, estados.
En el listado de 50 jurisdicciones sub-nacionales más violentas del orbe, el Estado de Chihuahua figura en el primer lugar mundial con una tasa de 172 homicidios por cada 100 mil habitantes (5,836 víctimas para 3,401,140 habitantes).

Pero además de Chihuahua, otras 7 jurisdicciones sub-nacionales forman parte del ranking de las más violentas del orbe: Sinaloa, Durango, Nayarit, Guerrero, Morelos, Tamaulipas y Baja California. Salvo Colombia, que tiene 9 jurisdicciones sub-nacionales, ningún otro país tiene tantas en el ranking de las 50 más violentas del mundo.

Estos datos dan una idea bastante aproximada de la gravedad que la violencia ha adquirido en México en los últimos 3 años. Pero los gobernantes en lugar de dedicarse a resolver el problema, han hecho lo opuesto y para empezar han tratado de negar o falsear la realidad.

Afirmamos, porque tenemos las evidencias, que algunas autoridades locales falsifican datos para aparentar que la violencia en sus jurisdicciones es menos grave de lo que dice la realidad. Tal es el caso de las autoridades locales de Oaxaca, Tamaulipas, Nayarit, Coahuila, Durango, México y Chihuahua.

El caso más burdo es el del anterior gobierno de Oaxaca. En 2009 la procuraduría general de justicia de Oaxaca, reportó  al Sistema Nacional de Seguridad Pública 752 homicidios dolosos y hasta noviembre de 2010 había reportado 191 (202 si se hace una proyección para todo el año). En septiembre reportó 1 solo homicidio, cuando que una revisión somera de notas de prensa arrojó al menos 15 homicidios. La manipulación de cifras no puede ser más burda.

La procuraduría de Tamaulipas reportó al Sistema Nacional de Seguridad Pública 666 homicidios dolosos de enero a noviembre, lo que daría un total de 727 en todo 2010, según una proyección simple. Pero en el conteo de ejecuciones del año pasado realizada por el periódico Reforma, se registran 725 en Tamaulipas, de modo que ¿solamente hubo 2 homicidios no atribuibles al crimen organizado? ¡Imposible!

En 2009 la procuraduría de Tamaulipas reportó 288 homicidios dolosos (49 de los cuales fueron narco-ejecuciones, según el conteo de Reforma). De modo que respecto a 2010 las autoridades tamaulipecas cuando menos están tratando de “rasurar” 239 asesinatos.

Una evidencia de la tosca manipulación de cifras de la procuraduría de Tamaulipas es que reportó 65 homicidios dolosos en agosto de 2010 ¡7 menos que los 72 sólo ocurridos en San Fernando, en la tristemente célebre masacre de migrantes! Es decir, la procuraduría de Tamaulipas jamás consideró en sus cuentas los 72 migrantes asesinados.

La procuraduría de Nayarit reportó 328 homicidios dolosos de enero a noviembre de 2010 (una proyección de 358 para todo el año), cuando que el conteo periodístico arroja una cifra de 534 para todo el año. Por tanto el gobierno de Nayarit intenta ocultar el 33% de los homicidios ocurridos en el estado el año pasado.

La procuraduría de Coahuila reportó al Sistema Nacional de Seguridad Pública 361 homicidios dolosos entre enero y noviembre, con lo que podría proyectar 393 para todo el año. Pero el problema es que según los conteos periodísticos sólo en los municipios de Torreón y Matamoros hubo 394 homicidios . Y ¿qué? ¿en los demás municipios no hubo? ¡Claro que sí! Al menos 49 en Saltillo, 16 en Piedras Negras y 6 en Monclova hasta septiembre.

La procuraduría de Durango en la actualización al 1 de diciembre de 2010, reportó al Sistema Nacional de Seguridad Pública 1,263 homicidios dolosos entre enero y octubre del año pasado, de modo que en una proyección simple esa entidad federativa terminaría 2010 con alrededor de 1,516 homicidios. Pero en la actualización del 23 de diciembre de 2010, la procuraduría de Durango reporta 988 homicidios de enero a noviembre, de modo que al final habría no más de 1,079 homicidios, o sea un 29% menos de lo inicialmente reportado ¡Vaya magia!

La magia en el Estado de México no empezó en 2010 sino en 2008 cuando la procuraduría reportó 1,261 homicidios, frente a 2,672 en 2007 (y una media de 2,722 entre 2000 y 2007). Ahora  la procuraduría reportó entre enero y noviembre de 2010 un total 954 homicidios dolosos, de modo que el año no debió cerrar con más de 1,041 asesinatos. Es decir, de un año (2007) a otro (2008) hubo una baja del 53% y en 2010 supuestamente hubo 61% menos homicidios que 3 años atrás. Y esto en medio de la peor crisis de violencia en el país ¡Eso si es un verdadero milagro!

Pero el peor caso de ocultamiento de información podría ser el de Chihuahua. Hace una semana el gobernador César Duarte declaró no saber la cifra de homicidios dolosos de Chihuahua en 2010, pero dijo que no “creía” en la cifra de más de 3 mil asesinatos calculada por un medio de comunicación, pues la parecía exagerada.
Vamos por partes. Primera: el señor Duarte ignora la cifra, así sea aproximada de homicidios, cuando la violencia es el peor problema del estado que gobierna. Segunda: el señor Duarte ignora que la procuraduría (hoy llamada fiscalía) reportó 3,514 homicidios dolosos de enero a noviembre (3,833 la proyección para todo el año).

Tercera: Pero la Fiscalía General de Chihuahua no termina de decir cuales son las cifras reales. El 19 de diciembre de 2010 informó que hasta entonces los homicidios en la entidad eran 5,212 y con fecha 27 de diciembre de 2010 elevó la cuenta: 5,836 el año pasado.

Y cuarta parte: en un informe oficial de la Procuraduría del trimestre abril-junio se consignaron 1,754 homicidios y en el de julio-septiembre, 2,400. La proyección para todo el año sería 8,308. Pero suponiendo que no se hace distinción entre homicidios dolosos y culposos, habría que restar los segundos, es decir 700 (en 2009 fueron 487) y la cifra de 2010 sería de 7,608 asesinatos. Pero ¿cuál es la cifra real en Chihuahua?

Pese a las manipulaciones, 2010 cerró con casi 20 mil homicidios dolosos, según cifras oficiales. Esto es con una tasa de 17 homicidios por cada 100 mil habitantes, muy por arriba de la tasa de 12 de la propaganda oficial. Pero en un esfuerzo analítico por reconocer la cifra real de homicidios, nuestra estimación es que en 2010 cuan menos hubo 24 mil 903 y la tasa real sería de 22 por cada 100 mil habitantes, lo cual sitúa a México entre las 13 naciones con las mayores tasas homicidas del mundo.

Y esto sin considerar los desaparecidos. Según la Secretaría de la Defensa Nacional, citada por CNN, solamente en Tamaulipas y Nuevo León habría 1,700 desaparecidos.

Esa es la realidad de la violencia en México. No la que pinta la propaganda oficial.
¿Por qué la cuarta parte de las 50 ciudades más violentas del mundo están en México? Los promotores de la abolición del derecho a poseer y portar armas, culpan de la violencia a esos derechos, precisamente. Pero hasta ellos tienen que admitir que la legislación mexicana es una de las más “duras” (léase más violatorias de esos derechos fundamentales). De modo que las armas no tienen la culpa.
En Moscú hace 10 años hace había 19 homicidios por cada 100 mil habitantes y ahora 5.6 ¿Por qué? Porque la policía fue mejorando su capacidad para aclarar homicidios y de llevar a los asesinos ante los jueces, al grado de que en 2010 aclaró el 90% de los asesinatos.

En Juárez en 2010 a lo sumo se castigó a los autores de 4 de cada 100 homicidios ¿Queda claro en donde está el problema?


Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído