La última excusa: pobreza igual a delito

Con más de 3 mil asesinatos y más de 200 víctimas por cada 100 mil habitantes, cuando concluya 2010 Juárez, Chihuahua, será -por tercer año consecutivo- la ciudad más violenta del mundo.

Pero además de estas muertes verdaderas, debe contarse con las muertes en sentido figurado de un programa y la concepción que la sustenta, las cuales son en buena medida corresponsables de que la hecatombe en Juárez no haya cesado de crecer.

Ese programa es “Todos somos Juárez” y la concepción en que se apoya sostiene que la pobreza, la marginación, el desempleo o las diferencias en los ingresos de las personas son las causas de la delincuencia, de modo que la violencia se erradicará con medidas que van desde dar becas a pandilleros en un barrio hasta implantar el socialismo en un país.

Descarga presionando ¡AQUÍ!