El narcoterrorismo ciertamente no está comenzando en México, pero tampoco está cerca de alcanzar su clímax. Hay razones no solamente para esperar más atentados y víctimas, sino formas más atroces del terror.

Desde hace 6 años en sus confrontaciones los narcos y sus sicarios empezaron a recurrir al uso frecuente de granadas de fragmentación, pero también para chocar con la fuerza pública.

Ciertamente el ataque contra policías federales en Ciudad Juárez el 15 de julio de 2010, es el primero mediante un carro-bomba cometido por el crimen organizado contra la fuerza pública y marca un hito en la escalada de la violencia.

Descarga presionando ¡AQUÍ!


Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído