Diferencias entre los secuestros por grupos terroristas y los de el hampa común

Casi en su totalidad los secuestros tienen un objetivo económico, obtener un rescate. No actúan por móviles ideológicos o políticos.

Si ha habido casos excepcionales de secuestros (no de “levantones”) con objetivos distintos a obtener rescate. Por ejemplo en 1990 Pablo Escobar hizo secuestrar a Diana Turbay, Maruja Pachón, Beatriz Villamizar, Marina Montoya (familiares de políticos prominentes) y al entonces periodista (después sería vicepresidente de la república) Francisco Santos, con el propósito de ejercer presión, a fin de que se derogara el tratado de extradición con Estados Unidos (cosa que el capo consiguió).

Muy rara vez los delincuentes comunes secuestran políticos, dado su cálculo del alto riesgo de ser capturados (debido a una persecución policial más intensa). El caso de Fernando Gutiérrez Barrios es una excepción, aun cuando sigue habiendo dudas si en efecto fueron Andrés Caletri y su banda quienes lo secuestraron.

Descarga presionando ¡AQUÍ!