Boletín de seguridad julio 2017

El 1° de Julio de 2017 ha sido una fecha de singular importancia, puesto que marca un año de distancia a las próximas elecciones presidenciales en 2018 y a la vez da inicio al último año de plena actividad al Presidente Peña Nieto y su Gobierno, ya que después de los comicios el presidente y su gabinete, en lo que resta del sexenio se convierten en estatistas en una especia de “vacío de poder”.

En esta fase el Presidente y su gobierno pierden capacidad y confiabilidad, poder y autoridad en la sociedad y lo queda es una burocracia lenta, ineficiente.

Ahora, en el mes de julio el Presidente Peña Nieto mención como pendientes a resolver hasta el final de su sexenio la violencia, la injusticia y desigualdad.

La VIOLENCIA y los crímenes de Alto Impacto tienen su origen en los narco-cárteles y las organizaciones y grupos criminales, alentados por corrupción e impunidad, cuyo combate ha tropezado hasta ahora con una estrategia de seguridad federal deficiente, como lo demuestra la problemática situación de INSEGURIDAD en todo el país.

La INJUSTICIA con su gran impacto en la sociedad por las deficiencias en la aplicación de las leyes, la volubilidad y vulnerabilidad de los jueces, expuestos a presiones por intereses diversos, la mala procuración de los Ministerios Públicos y en la arbitraria administración del sistema penal, demuestra definitivamente la fragilidad del Estado de Derecho.

La DESIGUALDAD se entiende en principio como desigualdad social, desigualdad económica, desigualdad entre sexos, desigualdad jurídica y desigualdad informativa y educativa. En este contexto la desigualdad de hoy se basa en una larga trayectoria cultural, histórica y de desarrollo centenario.

La gran envergadura de estos temas hace muy difícil su resolución en lo que resta de este sexenio hasta 2018.

Sin embargo, el país vivió en el mes de julio una realidad política diferente.

Lo más impactante a nivel político federal y de la sociedad en general fue el espectacular incidente del SOCAVÓN, por el hundimiento que se produjo el 12 de julio en el tramo del nuevo “Paso Exprés” de la carretera México-Acapulco, en el kilómetro 93+800, inaugurado el 5 de abril pasado por el Presidente Peña Nieto, con gran publicidad.

Este trágico e inesperado accidente, que costó la vida a dos personas que circulaban a temprana hora por este lugar. Sin embargo el incidente se convirtió en seguida en asunto de gran relevancia política y repercutió en la baja popularidad y crisis generalizada del Presidente y su Gobierno Federal. Surgieron voces que pidieron la renuncia del Jefe de Estado y de Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transporte, por negligencia, mal manejo y corrupción.

Además volvió la polémica respecto al Sistema Nacional Anticorrupción, por falta de consenso en el nombramiento de un Fiscal General para la Comisión Ejecutiva.

También la aún pendiente aprobación de la nueva Ley de Seguridad Interior volvió por la urgencia que tiene la legalización la participación de las Fuerzas Armadas en su conjunto en el combate al crimen organizado para el Gboerno Federal.

Enumerando los acontecimientos más preocupantes de cada mes, la in-seguridad pública sigue en primer lugar.

En este mes de julio sorprendió a la ciudadanía la operación de un gran contingente de la Marina en la madrugada del jueves 20 en la Delegación capitalina de Tláhuac contra una agrupación criminal bajo el liderazgo de “El Ojos”, que en el operativo resultó eliminado. La presencia de este Cártel de Tláhuac, también en las Delegaciones de Xochimilco, Milpa Alta, Iztapalapa, Cuauhtémoc, Coyoacán y la zona conurbada Oriente, Chalco, Los Reyes La Paz y Ciudad Nezahualcóyotl, convirtió este incidente también en asunto del Gobierno Federal.

Otro de los importantes problemas a nivel nacional, prioritariamente en los estados de Puebla, Veracruz y Guanajuato, ha sido el desbordante Robo de Gasolina por un valor aprox. de 20MMD, que con todas metidas de combatir este crimen, sigue creciendo pues los “huachicoleros” ya son parte de narco-cárteles.

La visita del Secretario de Seguridad Interna de EU, John F. Kelly, abrió nuevas vías de cooperación y participación financiera en el combate a los narco-cárteles mexicanos.

La ONG “Alto al Secuestro” hizo nuevamente énfasis en el aumento de la delincuencia en el país, debido en parte al nuevo sistema de justicia penal, con el consentimiento del Comisionado Nacional de Seguridad lo confirmó.

Resumen de la situación de (in)seguridad pública y sus principales factores

La ONG “Alto al Secuestro” informó recientemente de un incremento en los de Alto Impacto, como Homicidio doloso, Secuestro, Lesiones dolosas, Extorsión, Robos con violencia, Delitos sexuales y Violación, principalmente en los Estados de Aguascalientes, Baja California Sur, Chihuahua y Tabasco.

También reportaron un aumento de extorsiones en 19 de las 32 entidades estatales, que según la Secretaria de Seguridad Pública Nacional (SESNSP) encabezan el Estado de México, Nuevo León, Jalisco, Veracruz, Ciudad de México y Baja California Sur, Tamaulipas y Tabasco y que en el mes de julio se registró un nuevo récord en homicidios con 1.113 casos desde 2012 en el inició del actual sexenio. En base a este número, especialistas de seguridad calculan, que este ritmo llevara previsiblemente a 117 mil hasta finales del actual sexenio.

En cuanto a los 7 asesinatos de periodistas durante el primer semestre de 2017, más la última ejecución del 01.08.2017, los redactores de los principales medios nacionales atribuyen estos crímenes a los narcos y sus sicarios, a grupos del crimen organizado, a intereses de ciertos círculos políticos e instituciones oficiales en todo el país. Los periodistas a su vez consideran que “el poder, la corrupción e impunidad representan el mayor peligro para su trabajo”.

El “socavón político” en la Ciudad de México, reveló la innegable existencia de narco-cárteles en la capital y su zona metropolitana de oriente, como lo ha demostrado el operativo de la Armada con unos 1.200 elementos, en la madrugada del pasado 20 de este mes contra la agrupación criminal de “El Ojos” en la Delegación de Tláhuac. Este operativo de fuerzas federales en la jurisdicción de la capital revela la gravedad de la situación de INSEGURIDAD y ratifica finalmente la presencia de narco-cárteles y de narcotráfico, presuntamente ya desde 2014 según indicios ahora revelados.

Los “focos rojos” por presencia, violencia y crímenes de narco-cárteles en el centro del país, comprenden la Ciudad de México, el Estado de México, los estados de Puebla, Tlaxcala, Michoacán, Querétaro, Guanajuato y Hidalgo. Hay que agregar que los estados de Tamaulipas, Guerrero, Chihuahua, Veracruz, Sinaloa, Baja California Sur, Quintana Roo y Jalisco están sometidos a una especie de “narco-guerra”, igual que en los destinos turísticos en Baja California Sur (Los Cabos), Quintana Roo (Cancún, Rivera Maya) y Guerrero (Zihuatanejo, Ixtapa y Acapulco).

Comentarios

La situación de la seguridad pública en general se ha convertido a lo largo del sexenio del Presidente Peña Nieto, en lo que ya por costumbre la sociedad en general denominó INSEGURIDAD, definición que se refleja en que un 74% de la población en general en todo el país se siente insegura y con miedo en el lugar y los alrededores donde vive (según encuestas más recientes de INEGI).

Ciudad de México: La inesperada operación de seguridad de la Marina Nacional en la Delegación de Tláhuac, contra la agrupación denominada Cártel de Tláhuac y su líder “El Ojos”, a quién le dieron muerte, sorprendió a toda la ciudadanía en la gran metrópoli y su zona conurbada. De esta manera se explica que la ola de violencia y de crímenes de Alto Impacto como homicidios y secuestros, extorsión y asaltos/robos a mano armada, se deben a los narco-cárteles que operan en la capital igual que en la gran mayoría de las entidades estatales (por lo menos en 22) del país, ante los ojos de los y las policías.

Según los medios de la capital la PGR investiga la presencia de cárteles, como La Unión Tepito, Cártel del Sur, La Empresa, La Nueva Empresa, Del Tlalpan, La Familia Michoacana, Los Zetas, De Sinaloa, De Tláhuac y Del Golfo.

Violencia: Entre los estados más violentos, reportados por SSPN, figuran: Guerrero, Estado de México, Michoacán, Veracruz, Chihuahua y Sinaloa, Guanajuato, Baja California Sur, Quintana Roo.

Destinos turísticos: La in-seguridad ha hecho últimamente acto de presencia también en los destinos turísticos internacionales de Baja California Sur en las zonas de Los Cabos (San José del Cabo, Laredo) y de Quintana Roo en Cancún, Rivera Maya y Playa del Carmen. En ambos destinos diferentes narco-cárteles han desatado olas de violencia, un incremento de homicidios y una lucha interna por el control del narcomenudeo y la hegemonía del tráfico de drogas. También se deben de incluir Guerrero por sus destinos turísticos en Acapulco, Zihuatanejo e Ixtapa.

INEGI ha publicado a finales de julio que la tasa de homicidios encabezan actualmente los estados de Colima, Zacatecas, Baja California Sur, Guanajuato, Michoacán, Tabasco, Puebla y la Ciudad de México.

Moraleja: Este complejo panorama de In-Seguridad, resumido en los anteriores apartados repercute profundamente en todos los niveles de la sociedad mexicana, en su estado anímico y de comfort. Por esta situación la problemática tal cual es también un llamado a la sociedad de cerrar filas contra el crimen organizado.