Boletín de seguridad abril 2017

La actual situación política nacional refleja nuevamente la crisis del Gobierno Federal del Presidente Peña Nieto que apenas se había calmado un poco.

La reciente detención del ex Gobernador Tomás Yarrington en Italia, a iniciativa de la DEA y el FBI de Estados Unidos, y, hace poco, la encarcelación del ex Gobernador Javier Duarte, prófugo en Guatemala, a instancias de la Interpol, así como el arresto del (Narco-) Fiscal de Nayarit por la aduana en San Diego, Estados Unidos, han dado un nuevo enfoque a la extensa y omnipresente corrupción que caracteriza el país y de la que no está exento ni el mismo Presidente ni su gobierno.

Las elecciones “ante portas” para gobernadores en el Estado de México, Nayarit y Coahuila, el próximo 4. de Junio, atraen ya la atención a nivel federal y estatal y muy en particular el interés del Presidente Peña Nieto y de su gobierno.

La campaña electoral y el resultado de contienda electoral en el Estado de México, por ser la entidad más populosa y el abanderado por el PRI, que desde su existencia como partido político gobernó este estado y que a la vez constituyó un baluarte estratégico a nivel nacional.

La actualidad política, a finales de este mes de abril, tanto para el Gobierno Federal, los medios de comunicación, la oposición y los observadores políticos e intelectuales, así como en gran medida la ciudadanía en general, gira principalmente alrededor de la corrupción, la creciente ola de violencia y homicidios y la inseguridad latente en prácticamente todo el país.

Dentro de esta situación y problemática inseguridad destacan los graves incidentes en el Estado de Tamaulipas de una narco-guerra armada principalmente en Reynosa y la zona fronteriza y en el Estado de Puebla por el extendido y cuantioso robo de combustible de ductos de PEMEX en la zona del “Triangulo rojo” y los graves enfrentamientos desatados por los “huachicoleros” contra las fuerzas del Ejército y federales de seguridad.

Todos estos acontecimientos repercuten directamente en la actual crisis del Gobierno Federal y en la posición del Presidente Peña Nieto con vista a lo que resta de su sexenio hasta las 2018 y en los resultados de las elecciones presidenciales.

Ante esta problemática en general, el creciente número de muertos ocasionados por el crimen organizado, las altísimas pérdidas por los robos a PEMEX, la desprotección de periodistas, incluyendo los dos asesinados en este mes de abril, el Presidente Peña Nieto reconoció en sus más recientes declaraciones en público, que tomará medidas estratégicas concretas para solventar las actuales circunstancias críticas para el país.

Resumen de la situación de (in)seguridad pública y sus principales factores

La inseguridad por la oleada de violencia y homicidios ha seguido extendiéndose también durante el pasado mes de abril en todo el país, incluso a entidades que hasta hace poco estaban “limpios”.

El fuerte incremento de los homicidios durante este sexenio del Presidente Peña Nieto, que según el SESNSP supera ya los registrados en todo el sexenio anterior del Presidente Calderón Hinojosa.

Será por esta advertencia que el Presidente Peña Nieto advirtió recientemente, que no puede permitir que los índices del crimen vuelvan a niveles del pasado y se presentan nuevamente en estados y regiones en donde ya habían sido reducidos.

En consecuencia el Presidente resaltó la importancia que las entidades estatales deben asumir sus responsabilidades para combatir el crimen organizado y la inseguridad, limpiando, capacitando, modernizando y reforzando su propia fuerza de seguridad y de justicia en estrecha cooperación con el Gobierno Federal.

Hoy por hoy, la seguridad pública requiere de la presencia, del apoyo y de la intervención del Ejército y de la Marina Nacional, así como sus labores de investigación, de su amplia infraestructura de desplazamiento y rápida operatividad. Este actual criterio del Gobierno Federal es compartido en estos momentos incluso por las CNDH nacional e internacional.

Las recientes emergencias que han requerido la presencia e incluso el refuerzo de activos de las Fuerzas Armadas en su conjunto, se han presentado principalmente en el Estado de Tamaulipas y el de Puebla y en menor grado en otras entidades y regiones.

En Tamaulipas los principales cárteles como Los Zetas, Del Golfo, Jalisco Nueva Generación y otros, orquestaron múltiples ofensivas, enfrentamientos y bloqueos que desató una narco-guerra contra las fuerzas federales en prácticamente todo el estado, en Ciudad Reynosa y la zona fronteriza, en Nuevo Laredo, Tampico, Matamoros y Ciudad Victoria, de manera que las autoridades tuvieron que decretar un virtual toque de queda.

En Puebla fueron los “huachicoleros” que con el apoyo de vecinos de la zona del “Triangulo Rojo”, se enfrentaron al estilo de los cárteles con armas largas, etc., a las fuerzas militares y con bloqueo de la autopista Puebla- Veracruz que prolongaron durante bastante tiempo.

Las llamativas protestas y alborotos partían de grupos de hombres y mujeres de los diferentes municipios en apoyo de los “roba ductos” de PEMEX.

Los incidentes criminales, las altísimas cifras de homicidios y crímenes de alto impacto, a lo largo de las últimas semanas en prácticamente todo el país, en carreteras y autopistas, en ciudades, incluso como en la CDMX y su zona Metropolitana y limítrofes con el Estado de México, por el aumento de robo balaceras y asesinatos, son parte de la profunda inseguridad, que comenzó a causar pánico en la sociedad.

Comentarios

Un ejemplo no muy corriente de alerta (normalmente son EEUU., España y otros países europeos) es la del Reino Unido en este pasado me de abril, que sensibilizas a sus ciudadanos de peligros por el incremento de violencia en la Capital de México y en los Estados de Guerrero, Chihuahua, Sonora, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Sinaloa y Durango, así como particularmente por problemas de narcotráfico en Baja California Sur (Ciudad de San José de Los Cabos) y Tijuana, y en Tabasco, Veracruz, Michoacán, Jalisco y Nayarit.

A esta alerta debe añadirse otros incidentes en ciertos lugares:

  • En la CDMX se reportaron otra vez robos a casa habitación en zonas residenciales, asaltos a usuarios bancarios, asaltos a mano armada a Transporte de Valores, centros comerciales y supermercados, asedio de escuelas primarias y secundarias por grupos de narco-menudeo, asesinatos callejeros, etc. principalmente en delegaciones de norte y sur, aumento de violaciones en 13 zonas de diferentes delegaciones (Iztapalapa, Tlalpan, Tláhuac, Xochimilco, Milpa Alta, Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero; en las delegaciones de Azcapotzalco, Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza e Iztapalapa la SSP advirtió de una banda motorizada de secuestro exprés entre vehículos que transitan por ahí.
  • En el Estado de México el Municipio de Ecatepec resultó uno de los más peligrosos y violentos, homicidios, extorsiones y cobro de derecho de piso, asaltos a unidades de transporte público con asesinatos, además un asalto por un grupo armado a un retiro espiritual de 30 personas en una ex hacienda en Axapusco llamó mucho la atención;
  • En las carreteras y autopistas del país, en los Estados de México, Veracruz, Tamaulipas, Puebla, Querétaro y Zona del Bajío, han aumentado considerablemente los asaltos a empresas de transporte de mercancía, etc. Camioneros y vecinos alertan sobre riesgo de asalto en la Autopista México-Puebla, en el tramo de la caseta de San Martín de Texmelucan;
  • En Puebla alertaron las autoridades municipales de los Pueblos Mágicos en la Sierra Norte y Nororiental de Cuetzlán, Chignahuapán, Huachinango, Tlatlauquitepec, Pahuatlán y Zacatlán, por la presencia de delincuentes y asaltos.
  • Semáforo Delictivo reporta aumento de 8% de delitos de alto impacto (homicidios, robo vehículos) en Guerrero, Estado de México, Baja California y Sur, Chihuahua, Veracruz, Sinaloa, Michoacán, Guanajuato y Jalisco.