Boletín de seguridad diciembre 2016

Con el mes de diciembre el año 2016 ha terminado un año difícil para todo el país en general y el Gobierno del Presidente Peña Nieto en especial.

El mes de diciembre representa el inicio de los últimos dos años del sexenio en curso, por lo que las deficiencias políticas, económicas y sociales, incluyendo las aún no resueltas reformas, que vienen arrastrando el Presidente y su Gobierno, constituyen por de pronto una pesada carga para 2017 y 2018.

En este contexto amerita subrayar que para la estabilidad nacional le corresponde al gobierno federal poner más atención y énfasis en hacer frente a la situación de inseguridad, la violencia y el crimen, que son los que más conmueven a diario a la población en todos los niveles sociales.

La opinión generalizada al respecto es que el gobierno no ha mostrado en todo lo que va de estos cuatro años del sexenio, que no ha dado a esta problemática inseguridad la atención precisa, ni ha adecuado su deficiente estrategia de seguridad para el combate del crimen organizado y la violencia con más éxito. Al contrario, el Presidente Enrique Peña Nieto, su gobierno y los medios en general, disfrazan más bien esta la realidad con la continua publicación de datos que sirven para justificar los lineamientos políticos.

P.ej., según cifras oficiales del INEGI el año 2016 termina con aprox. 20 mil homicidios, por lo que el Gobierno de Peña Nieto alcanza prácticamente ya en los primeros cuatro años (2012 a 2016), los resultados en todo el sexenio anterior de Felipe Calderón (2006 al 2012).

La corrupción ha colapsado instituciones públicas, destacándose en el mes de diciembre las entidades estatales por las graves maquinaciones de fraude y desvío de fondos de los Gobernadores Javier Duarte en Veracruz, Roberto Borge en Quintana Roo y Guillermo Padrés en Sonora. Estos casos sin embargo constituyen solamente la punta del iceberg, pues por de pronto habría que agregar César Duarte en Chihuahua, y, “last but not least”, al Ex Gobernador Tomás Yarringtón de Tamaualipas (durante 1999 a 2004), prófugo desde 2012, cuyo caso ha sido retomado por su reciente expulsión del PRI.

También en 2016 las denuncias de violaciones de derechos humanos han sido una fuerte constante, junto a los abusos, masacres, torturas, etc., cometidos por fuerzas federales, estatales y otras. El más llamativo incidente ocurrió el 19 de julio de este año en el pueblo de Nochixtlán, Oaxaca, que por graves disturbios, enfrentamientos armados entre pobladores y policías estatales y bloqueos de carreteras nacionales, se produjeron masacres y matanzas por la Policía Federal, enviada por órdenes del secretario de gobernación para reprimir a los pobladores.

Referente a la violencia cotidiana hay que citar adicionalmente que por deficiencias obvias de diferentes autoridades federales y de justicia, los acontecimientos graves y criminales, ocurridos entre 2014 y 2016, en Ayotzinapa, Tlalaya, Tanhuato y Apatzingán, que han conmovido al país y a gran parte de occidente, no han sido aún ni aclarados, ni justiciados.

La medida más criticada del Gobierno Federal por amplios círculos de la sociedad mexicana, fue la invitación del entonces candidato presidencial de Estados Unidos, Donald Trump, para conversaciones confidenciales en Los Pinos. La tramitación de la visita, por órdenes del Presidente Peña Nieto a su entonces Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, obligó a éste por de pronto renunciar a su cargo.

Las permanentes intimidaciones de Donald Trump, como candidato presidencial y ahora como Presidente electo de Estados Unidos, han creado un tenso clima de nerviosismo y preocupación en el gobierno mexicano con respecto a las futuras relaciones bilaterales, tanto en lo político como en lo económico y muy en particular contra la migración mexicana y defensa de los derechos de emigrados en el país americano.

Para completar el panorama político nacional a estas alturas, falta citar la inapropiada e incomprensible decisión del Presidente y de su Gobierno, de un aumento de los combustibles hasta un 20% a partir del 1° de enero 2017. Por los consiguientes aumentos de los más diversos servicios cotidianos repercutirán fuertemente en la economía del consumidor, se han dañado en gran medida las simpatías y la credibilidad del Presidente Peña Nieto y su gobierno en lo que resta de su sexenio, toda vez que la campaña para los próximos comicios presidenciales comienzan ya desde principios de 2017.

Además, este “gasolinazo” puede traer consigo a corto plazo graves consecuencias para la seguridad pública y la estabilidad en el país. En este contexto, quiérase o no, la única constante es la presencia y voluntad expresa del Secretario de Defensa Nacional, de estar con sus tropas para defender la integridad del Estado.

En cuanto a los restantes dos años del Presidente Peña Nieto y su Gobierno con vistas a los próximos comicios presidenciales el 2 de julio 2018, no existen muy prometedores augurios.

Al contrario, las múltiples crisis de inseguridad, violencia y crimen organizado, corrupción, derechos humanos, posibles problemas con USA en torno a la soberanía, la amenazante deficiencia en el crecimiento económico, definirán la suerte del país.

Resumen de la situación de (in)seguridad pública y sus principales factores

La inseguridad, el crimen organizado y, en menor grado, la delincuencia común, han representado una constante nada positiva en todo el país, todo el año, en principio sin que las autoridades correspondientes hayan tomado medidas contundentes para controlar y combatir esta peligrosa y compleja realidad.

Esta realidad de violencia y criminalidad se ha desatada principalmente por la irremediable beligerancia de los más brutales cárteles de narcotráfico que pelean en amplios territorios de centro y norte por el control de las principales rutas de las drogas, puertos marítimos y aeropuertos, hacia Estados Unidos y los sembradíos de amapola y mariguana en zonas del “triángulo dorado”, “tierra caliente” en Michoacán y Guerrero, entre otras, a la sombra o el consentimiento de autoridades estatales, municipales.

Según cifras oficiales del INEGI, el año 2016 terminará con aprox. 20 mil homicidios, cifra con la que el gobierno del Presidente Peña Nieto ha alcanzado prácticamente ya en los pasados cuatro años los mismas resultados reportados al final de todo el sexenio de Felipe Calderón.

El citado aumento de los combustibles a partir del 1° de enero de 2017, repercutirá sin lugar a dudas aún más en las incidencias del crimen organizado de alto impacto, por la fragilidad de los gobiernos federal y estatales por el descontento, manifestaciones y disturbios, enfrentamientos por bloqueos de carretas por parte de amplios sectores sociales, y, más importante, porque el gobierno federal aún no tiene la estrategia de seguridad adecuada, por la falta de una policía depurada y unificada con la capacidad de enfrentarse responsablemente y con eficacia a los cada vez más violentos, numéricamente y militarmente más peligrosos y mejor equipados, que con sus más sofisticados armamentos y equipos bélicos superan a las policías actuales e incluso al Ejército y Marina Nacional, éstos últimos imprescindibles en estas contiendas.

Comentarios

El año 2016 terminó en su último mes de diciembre como el más violento del país, con unos 10 mil 967 víctimas mortales (29 ejecuciones por día), causadas por el crimen organizado, principalmente por disputas de territorio y ajustes de cuenta entre ellos.

Los homicidios se concentraron en las entidades estatales Guerrero, Chihuahua, Michoacán, México, Guanajuato, Sinaloa, y Veracruz, más últimamente en Colima.

Entre las otras entidades figuran Jalisco, Zacatecas, Oaxaca, Nuevo León, Sonora, CDMX, Tamaulipas, Puebla Tabasco BC Sur, Durango y Coahuila, por orden de entre 350 a 100 asesinatos en este año 2016.

Para 2017 se pronostica, lamentablemente, que la violencia y el crimen de los narco-cárteles va seguir creciendo a pesar que el gobierno federal, sin lugar a dudas, ha “neutralizado” y detenido en este año y anteriores un 80% aprox. de los más peligrosos capos. Lo más significativo que se ha conseguido con estos “éxitos” ha sido una considerable fragmentación de los cárteles con el nefasto resultado de una mayor dispersión de su presencia y diversificación de crímenes en todo el país.

Esta alarmante situación se ha visto también en este último mes de diciembre 2016 por un incremento de los delitos de alto impacto (homicidios, extorsión, secuestro, violaciones), a través de una muy diversificada información en los medios en general, entre la que destacan las ya citadas entidades estatales.

En un corto repaso de los más notables acontecimientos saltan a la vista diversos informes de autoridades nacionales, estatales, referente a acontecimientos y situaciones diversas:

Guerrero: Envío de refuerzos de mil policías a las regiones Centro, Norte y Tierra Caliente en el Guerrero; instalación de cinco bases operativas mixtas en Chilpancingo y el corredor de Tixtla y en el Triángulo del Sol entre Acapulco, Ixtapa-Zihuatanejo y Taxco, con refuerzos del Ejército, La Marina y la Policía Federal.

Tabasco: Se produjeron enfrentamientos y agresiones de pobladores con la policía y el linchamiento de un supuesto delincuente, al que dieron muerte, por lo que por orden del Comisionado Nacional de Seguridad se reforzaron la policía local con 335 Policías Federales.

México: Han sucedido enfrentamientos armados entre policías y delincuentes en diferentes lugares, especialmente en municipios limítrofes con la Zona Metropolitana; por una ola de robos, homicidios, violación, etc., se definieron a Ecatepec, Tlalnepantla, Nezahualcóyotl, Naucalpan y Toluca en los que se ubican las 23 colonias más peligrosas.

Tamaulipas: Se produjeron diversos enfrentamientos armados entre militares y civiles. Durante el Gobierno de Torre Cantú se registraron un fuerte aumento de secuestros.

Zacatecas: Sufre actualmente una fuerte racha de violencia y homicidios.

Colima: Se ha vuelto el estado más sangriento en 2016 con u aumento de un 21% en homicidios, en su mayoría debido a una guerra entre los Cárteles Jalisco Nueva Generación y de Sinaloa, por el control de trasiego de drogas, siendo la ciudad de Tecomán y el Puerto de Manzanillo las más afectadas.

CDMX: Se reportaron actividades de diversas bandas de delincuentes que asaltaron a automovilistas en zonas de Av. Constituyentes - Periférico Sur y Norte, Circuito Interior y la lateral del Viaducto M. alemán, Puente de la Morena y Metro Tacubaya; otra banda opera en Tepito dónde resultó por lo menos una persona muerta; en diferentes delegaciones, como Benito Juárez, Tlalpan, Azcapotzalco, Cuauhtémoc y Xochimilco y otras se dispararon los asaltos, robos a casa habitación, además de que las extorsiones han sufrido un repunte significante.

En el mes de diciembre la Secretaría de Gobernación informó de un fuerte aumento de las extorsiones por teléfono hasta un 10%. También reportaron varios incidentes de robo, asalto y asesiantos. en la Central de Abasto (CEDA) y la presencia de una banda.

Otro problema ha representado últimamente la inseguridad en el transporte público entre México-Ciudad y Querétaro, México, Puebla e Hidalgo, por asaltos, robos y hasta asesinatos por delincuentes armados, por lo que se ha reportado la aparición de “justicieros”, que han resultado ser igualmente usuarios, que en defensa propia o ajena han liquidado a alguno que otro de estos delincuentes.

Chihuahua: Según la Fiscalía estatal los homicidios, principalmente resultado de luchas y violencia entre narco-cárteles que han reforzado su presencia, los reportes homicidios en la capital y Ciudad Juárez han aumentado considerablemente durante todo el año. El reciente asesinato a balazos de un reportero de radio conmovió a todo el país.

Puebla: Sigue siendo el estado con más robos de combustibles a conductos y pipas de Pemex.

Baja California: Gobierno del Estado reporta, en Tijuana, en ell mes de diciembre 855 muertes por violencia, debido a la guerra declarada del Cártel Jalisco Nueva Generación a los Cárteles Sinaloa y Arrellano Félix.

Sinaloa: Nueva disputa entre los Cárteles del Pacífico (Sinaloa) y Los Beltrán Leyva causa aumento de asesinatos.

Veracruz: El Cártel de Las Zetas disputa el sur del estado en el Istmo de Tehuantepec y Coatzacoalcos, desatando fuertes enfrentamientos con el ejército y la policía.

Sonora: El Departamento de Estado (USA) alertó a sus ciudadanos de no viajar a Hermosillo, Ciudad Obregón y Navajoa, pues estos lugares se ha convertido en zonas claves de tráfico de droga y personas. Además advierten tener especial cuidado en el corredor de la autopista no. 15 desde Nogales a Sonora.

Baja California Sur: El Departamento de Estado (USA) renovó su alerta, que ya existía desde abril) para viajeros y turistas con destino a La Paz y Cabo San Lucas y San José.

En todo caso cabe resumir, que este 1° de diciembre de 2016 el comienzo de la así llamada “Guerra contra el Narcotráfico, iniciada por el entonces Presidente Felipe Calderón Hinojosa, el 1° de diciembre de 2006, ha cumplido ya 10 años, sin que los resultados a lo largo de los 2 sexenios hayan sido convincentes para la sociedad y México como país.

Lo que más se ha criticado de uno y otro Gobierno y Presidente ha sido la deficiente estrategia de seguridad aplicada en el combate al narcotráfico y crimen organizado.