Amnistía Internacional miente descaradamente sobre el estudio científico de fuego en el basurero de Cocula

Erika Guevara-Rosas, Directora para las Américas de Amnistía Internacional declaró: “El gobierno ha presentado un peritaje forense sobre fuego que no prueba absolutamente nada en este caso crítico y, aún peor, se ha atrevido a llamar estos hallazgos ‘conclusivos’.

“Lo único que este peritaje de fuego prueba es que, en algún punto en la historia, hubo un fuego o una serie de fuegos en el basurero de Cocula. Durante meses se ha sostenido que en ese lugar habrían sucedido eventos de fuego durante casi una década. Maquillar esos resultados para presentarlos como algo innovador es un enfoque totalmente burdo”. (Ver más AQUI).

Asegurar como hace Guevara-Rosas que “lo único que este peritaje de fuego prueba es que, en algún punto en la historia, hubo un fuego o una serie de fuegos en el basurero de Cocula” es una completa falsificación de lo expuesto por el Grupo Colegiado de Expertos en Fuego durante la difusión pública de los resultados de su estudio celebrada el 1 de abril de 2016, a saber:

“1.- Derivado de los diversos análisis practicados, se puede concluir que existe evidencia suficiente, inclusive observable físicamente, para afirmar que sí existió un evento de fuego controlado, de grandes dimensiones, en el lugar denominado basurero de Cocula”.

“2.- La recolección de restos óseos corrobora la evidencia suficiente y coincidente, entre los equipos forenses, tanto de la Procuraduría General de la República, como del Equipo Argentino de Antropología Forense, lo que permite determinar que al menos 17 seres humanos adultos fueron quemados en el lugar”.

“3.- Podemos establecer la hipótesis sobre las condiciones, cantidad de combustible, tiempo y circunstancias necesarias para una quema masiva de 43 cuerpos, tal y como se indicó en las declaraciones de los detenidos por estos hechos, sin embargo, solamente con una prueba a gran escala podrá confirmarse esta posibilidad.

“El grupo de expertos en fuego han convenido realizar más pruebas en las próximas semanas con el propósito de corroborar científicamente si es posible llevar a cabo la quema de 43 cuerpos humanos de adultos. Los resultados de esas pruebas serán dados a conocer en su momento”.

Es evidente que ni la investigación de los expertos en fuego ni sus conclusiones se refieren a que hubo “fuego o una serie de fuegos” “en algún punto en la historia”, sino precisamente a la quema de los cadáveres de los normalistas desaparecidos y ejecutados entre el 26 y el 27 de septiembre de 2014.

Si Amnistía Internacional fabrica semejante patraña es porque el estudio de los expertos en fuego aniquila la versión del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, acerca de que la quema de los cadáveres de los desaparecidos supuestamente es “científicamente imposible” y que no pudo haber sido quemado ni siquiera un solo cadáver.

La construcción de esta versión falaz del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes no tuvo el propósito contribuir a la clarificación de los hechos sino, por el contrario, el de enturbiarlos mediante acusaciones-apenas disimuladas- de que la PGR había inventado la quema de los cadáveres en el basurero y había sembrado falsa evidencia, esto con el fin de ocultar lo que supuestamente en realidad había ocurrido y a sus responsables: esto es, que el Ejército Mexicano había desaparecido a los normalistas, pese a que de esta calumnia el GIEI no ha aportado ni la menor evidencia que la respalde.

Lo que el GIEI ha venido realizando en México es el intento por tergiversar los hechos de Iguala y Cocula, a fin de que los responsables materiales e intelectuales de estas atrocidades – en su gran mayoría ya presos- queden libres e impunes, mientras se culpa a inocentes, a integrantes del Ejército Mexicano.

Cuando Amnistía Internacional sale en defensa del GIEI y sus versiones falaces y calumniosas e incluso va tan lejos como tratar de tergiversar de la manera más mendaz el estudio científico del basurero de los expertos en fuego, no hace sino sumarse a la maniobra en contra de la verdad y la justicia y en favor de la impunidad de quienes desaparecieron y asesinaron a los normalistas de Ayotzinapa.