Carlos Martín Beristain, el gran pillo del GIEI, coautor del fraude en contra de Chevron por ¡9,500 mdd!

Si Ángela Buitrago como fiscal en Colombia mantuvo ocho años y medio en la cárcel al coronel Luis Alfonso Plazas Vega con base en pruebas que ella misma falsificó y si Claudia Paz y Paz cuando fue Fiscal General de Guatemala encubrió la corrupción del ex presidente (hoy preso) Otto Pérez Molina, protegió a grupos violentos y desató una persecución contra la fiscal Gilda Aguilar por precisamente querer aplicar la ley a esos delincuentes, Carlos Martín Beristain, otro integrante del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes que la CIDH envió a México con relación al caso de la masacre de Iguala, es un hampón de muy altos vuelos.

Este criminal es pieza clave en el colosal fraude judicial perpetrado en Ecuador en contra de la empresa petrolera Chevron, a la que en una mascarada de juicio se le impuso pagar 9,500 millones de dólares por inexistentes daños ambientales y a la salud.

Es menester considerar brevemente los antecedentes de este caso de fraude judicial, el mayor de que se tenga historia en el mundo. Entre 1964 y 1992 la compañía petrolera Texaco operó en Ecuador en sociedad con el gobierno ecuatoriano. Al concluir su participación, Texaco cumplió con los convenios sobre remediación de sus explotaciones petroleras, esto es, en restituir tanto como fuera posible las condiciones ambientales halló antes de iniciar operaciones de exploración y extracción de petróleo.

Pese a ello en 1993 comenzaron demandas por supuestos daños ambientales y a la salud de presuntos afectados en contra de Texaco, presentadas ante cortes estadounidenses todas las cuales fueron desechadas ante la falsedad de los reclamos. Pero 2001 la compañía Chevron adquirió las acciones de Texaco.

En consecuencia en 2003 se presentó una nueva demanda en un tribunal ecuatoriano contra Chevron. Esta vez el grupo de demandantes contaba, además de los abogados ecuatorianos encabezados por Pablo Fajardo, con el apoyo del abogado estadounidense Steven Dozinger, un hampón de los más altos vuelos que recurrió al chantaje, soborno, fraude procesal y lavado de dinero para ganar la demanda.

Pero hasta 2007 el juicio no avanzaba, pues los peritos internacionales del mayor prestigio técnico y científico coincidían en que la demanda carecía del más mínimo sustento. Pero en ese año Rafael Correa tomó el poder como presidente de Ecuador y se coludió con los abogados de los demandantes para presionar al juez y obligarlo a fallar en el sentido deseado.

El juez del caso rechazó todos los peritajes previos que él mismo había autorizado y ordenó uno nuevo llamado “global” que sería realizado por peritos supuestamente independientes, encabezado por Richard Stalin Cabrera Vega, quien no era más que un operador a sueldo de los abogados de los demandantes.

El dictamen emitido por Cabrera ni siquiera fue redactado por él, sino por el equipo del abogado de Steven Dozinger, plagado de pruebas falsas. Con el dictamen el juez impuso a Chevron el pago de 18 mil millones de dólares en favor de los demandantes, cifra que después fue disminuida a 9,500 millones de dólares por la Corte Suprema de Ecuador.

Pero de los 9,500 millones de dólares los demandantes y sus abogados no han obtenido ni uno y con seguridad jamás obtendrán ni un centavo. Chevron acudió a instancias legales internacionales y en todos los casos los fallos le fueron favorables. Además acusó a Steven Dozinger por violaciones a la ley RICO contra el crimen organizado en Estados Unidos. El 4 de marzo de 2014 el juez del Distrito Sur de Nueva York,Lewis Kaplan emitió un dictamen en el que aceptó las alegaciones de Chevron.

El juez encontró que Donziger ganó el juicio en Ecuador mediante la presentación de la evidencia fraudulenta, coacción y soborno del juez, el pago de un experto supuestamente imparcial, el pago de una empresa de consultoría de Colorado para escribir el informe del experto y luego tratar de inducir a error a los tribunales de Estados Unidos.

Ahora bien ¿qué tiene que ver el “experto” Carlos Martín Beristain en todo este colosal fraude? Mucho. Él fue figura decisiva en el equipo de peritos y de su jefe Richard Stalin Cabrera Vega, quienes estaban plenamente coludidos en esta empresa criminal con los abogados de los demandantes.

En una moción presentada por Chevron ante la corte provincial de Sucumbíos Ecuador, los abogados de la empresa señalan:

2. El informe de Carlos Martín Beristain, ‘ayudante del Ing. Cabrera ‘, fue realizado en gran medida por partes vinculadas con los demandantes. El estudio de daños relacionados con las ‘muertes provocadas por cáncer ‘ del Ing. Cabrera es producto incorrecto de la colaboración entre los demandantes y sus aliados.

En su Informe Ampliatorio presentado en noviembre del 2008, el Ing. Cabrera determinó ‘daños y perjuicios ‘ por más de US$9.500 millones para indemnizar un supuesto ‘exceso en las tasas de muertes provocadas por cáncer ‘ sin identificar una sola presunta víctima del cáncer. En lugar de ello, el Ing. Cabrera basa esta conclusión exclusivamente en ‘datos estadísticos ‘ que ‘provienen del estudio de campo realizado por [Carlos Martín] Beristain ‘ (el ‘Informe Beristain ‘). (Véase Anexo 9, Informe de Cabrera del 1 de abril del 2008 a las 08H30, foja 134.261).

Como Beristain era una de las personas que ‘interviene [sic] en calidad de auxiliares del perito, en labores de muestreo y en otras actividades de la actividad pericial ‘, debía ‘ser independiente de las dos partes litigantes. ‘ (Véase Anexo 1, Providencia del 3 de octubre del 2007, a las 11H00, foja 132.848 vuelta).

Pero, en lugar de mantenerse independiente de los litigantes, el trabajo de Beristain lo llevó a cabo en gran medida personal del FDA y de Acción Ecológica, con la participación activa del equipo de abogados de los demandantes. De hecho, el trabajo de investigación realizado conjuntamente por el Dr. Beristain y el equipo de los demandantes, que en última instancia fue adoptado en su totalidad por el Ing. Cabrera, en realidad comenzó como mínimo cinco meses antes de que el Ing. Cabrera fuera designado para actuar como perito independiente en este juicio.

Quizás más notablemente, nuevas pruebas documentales demuestran que Beristain y el equipo de los demandantes trabajaron en conjunto para preparar el estudio que Ing. Cabrera toma como base para este asunto”.

En este documento de 60 páginas hay 100 alusiones a Beristain y se puede descargar AQUÍ.

Y en efecto, las alegaciones de colusión en contra del “experto” Carlos Martín Beristain están soportadas en evidencia incontrovertible, en particular videos en los que se le observa ponerse de acuerdo con los abogados de los demandantes Donziger y Fajardo sobre las investigaciones que le correspondía realizar, colusión que está en contra del sentido más elemental de imparcialidad que los peritos de un juzgado deben tener.

En este primer video Beristain y otro perito “independiente” se ponen de acuerdo con el abogado Fajardo para conducir la investigación al gusto de la parte demandante:

>

En este otro video se observa al “imparcial” perito Beristain departiendo animado con Donziger y Fajardo:

>

Estos son los links de los videos que explican toda la historia del fraude:

>
>

AQUÍ se encuentra un resumen de la denuncia de Chevron y la implicación de Beristain en el fraude fue publicado el 6 de agosto de 2010 por “Ecuador inmediato”: