Respuesta a la crítica del 'Secretário de Estado de Segurança Pública del Estado de Mato Grosso' al Ranking de las 50 Ciudades más Violentas del Mundo (2015)

En reacción a nuestra publicación del “Ranking de las 50 ciudades más violentas del mundo (2015)” y en particular a la inclusión de la urbe de Cuiabá (e Várzea Grande) el Secretário de Estado de Segurança Pública del Estado de Mato Grosso, Fábio Galindo emitió un comunicado en el que afirma que “en nombre de la verdad, repudia la conclusión (que) ha informado la ONG ‘Seguridad Justicia y Paz’ - Ciudad de México, sobre la inclusión de la capital de Mato Grosso, proporcionalmente, entre las 50 ciudades más violentas del mundo. El repudio radica en el hecho principal de que la Organización de México trabaja sin metodología y con números ilegítimos”.

Y hace otros señalamientos. Pero comencemos por la acusación de “cifras ilegítimas”. El señor Galindo dice que el número de homicidios en Cuiabá (y Várzea Grande) no son las 412 que señalamos sino 379 según su base de datos.

La diferencia no es grande, sino de apenas el 8.7% pero de cualquier modo ¿de dónde sacamos la cifra de 412? Pues es muy simple. En efecto la cifra de homicidios en los dos municipios que integran la ciudad es de 379 de acuerdo al documento oficial que consultamos y que se anexa: AQUÍ.

Pero lo que no dice el señor Galindo es que esa cifra se refiere a los meses de enero a noviembre de 2015. La cifra de 412 es una proyección a partir del comportamiento observado en los 11 meses precedentes, proyección perfectamente válida en estudios como este cuando no hay información oficial completa.

El señor Galindo acusa de que carecemos de metodología, pero habla sin conocimiento de causa. La publicación de nuestro ranking siempre va acompañada de un documento de metodología, que al parecer el señor Galindo no consultó y en el cual decimos respecto a Cuiabá (y Várzea Grande):

“A partir de la información oficial de la Secretaria de Estado de Segurança Pública del Estado de Mato Grosso obtenida de su sitio de Internet (AQUÍ) y que incluye datos de enero a noviembre de 2015 se registran 378 homicidios. Con dicha cifra se hizo una proyección para el mes de diciembre y se obtuvo el total de 412” (página 22).

Si el señor Galindo se toma el trabajo de leer documento constatará que nuestras proyecciones y estimaciones son atinadas y por lo regular estas cifras son ligeramente inferiores a las oficiales una vez que se publican.

La segunda acusación dice: “El mismo material también establece que la capital tiene una población de 849 083 habitantes, no especifica que el valor que se muestra es la suma de la población de las ciudades de Cuiabá y Várzea Grande, por lo tanto, es posible darse cuenta de la inconsistencia de los datos”.

Señor Galindo; saque la calculadora y haga la suma de la población, según estimaciones demográficas OFICIALES del Instituto Brasileiro de Geografia e Estadística para 2015 y le aseguramos que 580,489 habitantes Cuiabá más los 268,594 de Várzea Grande dan la cifra de “849 083 habitantes”. De modo que ¿Cuál “inconsistencia de los datos”?

La tercera objeción del señor Galindo es la siguiente: “Otro factor que hace que el trabajo publicado no (sea) una fuente confiable es establecer un ranking con las 50 ciudades más violentas del mundo, sólo teniendo en cuenta las capitales y ciudades grandes y medianas, que no representan el 5% de todas las ciudades del mundo”.

De nuevo el señor Galindo habla sin conocimiento de causa. Como no leyó nuestro documento de Metodología que critica y ni siquiera nuestro boletín de prensa no sabe que, contrariamente a lo que dice, no es verdad que sólo tengamos en cuenta ciudades grandes o medianas. Nuestro criterio fijo, establecido desde 2010 es el de ciudades de 300 mil o más habitantes y hemos sido claros al respecto; no hay lugar para el engaño. En nuestro documento de Metodología damos razones de esta elección. Por lo demás el criterio sobre el alcance de un estudio lo establece quien lo realiza.

Tratar de descalificar nuestro estudio porque supuestamente “cuenta las capitales y ciudades grandes y medianas, que no representan el 5% de todas las ciudades del mundo” está fuera de lugar. El segmento de ciudades que hemos elegido es altamente representativo de la realidad de la realidad urbana del mundo y de la violencia urbana.

Hacia 2014, según la Organización Mundial de la Salud el 54% de la población mundial vivía en ciudades, esto es, 3,862 millones de seres humanos en 2014 según el Banco Mundial o 3,936 millones de seres humanos en 2015 según una estimación más actual. Y el 60% de la población urbana se encontraba en ciudades de 300 mil o más habitantes, esto es, 2,360 millones de personas (http://www.demographia.com/db-worldua.pdf y http://www.archdaily.mx/mx/763057/mapas-la-urbanizacion-en-el-mundo-entre-1950-y-2030).

Así de grande es el segmento de la población motivo de nuestro estudio que Galindo desdeña.

De modo que las objeciones del titular de la Secretaria de Estado de Segurança Pública del Estado de Mato Grosso carecen del menor fundamento.

Lo que en realidad molesta al señor Galindo, como a otras autoridades PÚBLICAS de Brasil, México, Venezuela y otros países, es la exposición PÚBLICA.

Le recomendamos al señor Galindo que en lugar de intentar desacreditar –sin éxito- un estudio serio y debidamente sustentado, ponga su empeño en abatir la incidencia de homicidios y de violencia en general en Cuiabá y Várzea Grande hasta que salgan del ranking.

Eso es lo que hicieron las autoridades responsables de Medellín, Colombia y Juárez, México, que enfrentaban un nivel de violencia mucho mayor al de esta ciudad brasileña y que en 2015 salieron del Ranking de las 50 ciudades más violentas del mundo, para bien de sus habitantes.