Boletín de seguridad septiembre 2015

El Presidente Peña Nieto, mencionó en su 3° Informe del 1° de septiembre 2015, que su tercer año de gobierno se caracterizó en general por abundantes problemas y dificultades.

En este contexto hizo énfasis en los más que conocidos reclamos de corrupción, que por lo general se refirieron a los temas de la “Casa Blanca” y otros asuntos relacionados con otras adquisiciones inmobiliarias, por lo que tomó la decisión de llevar a cabo un Programa de Acciones de 10 puntos, citando en primer lugar las aún pendientes reformas para la renovación del sistema de justicia, mejora del Estado de Derecho y medidas concretas para la erradicación de la corrupción.

Como signos de la situación en general durante el pasado mes de septiembre se deben de mencionar las permanentes críticas entre gran parte de la ciudadanía por las persistentes deficiencias en la Política y Estrategia de Seguridad del Gobierno Federal, la falta de confianza en la dirección del país, en la capacidad del Gabinete de Seguridad, en el manejo de la Procuraduría General de la República y la Procuración de la Justicia, así como por la latente corrupción y las prácticas de impunidad.

La fuga del criminal más peligroso, “El Chapo Guzmán”, el 11 de agosto 2015, ha causado al gobierno y a su reputación hasta ahora un daño irreparable, puesto que todavía se discuten las circunstancias nada claras ni convincentes.

Como consecuencia de las solicitudes continuas de extradiciones de los capos y criminales más peligrosos de la justica de Estados Unidos, el Presidente Peña Nieto y su gobierno se vieron obligados de reconsiderar a corto plazo su política de extradición. De esta manera ya se han extraditado en los últimos quince días de septiembre pasado hasta trece capos y criminales altamente peligrosos a EE.UU. para contentar las demandas del gran vecino.

En lo que se refiere a esta nueva y más accesible política de extradición, especialmente de capos apresados de los grandes cárteles, se extiende prioritariamente también a El Chapo Guzmán”, puede desatar una nueva ola de violencia y crímenes de alto impacto, en protesta contra la permisividad del Presidente Peña Nieto hacia EE.UU.

El acontecimiento más llamativo que predominó por sobre todo en los medios y en la opinión pública, fue la publicación del Informe del “Grupo Interdisciplinaria e Independiente de Expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos” (GIEI) sobre sus investigaciones en el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, desaparecidos y dados por muertos por el gobierno mexicano.

Estas investigaciones independientes acerca de los hechos ocurridos del 26 al 27 de septiembre de 2014 referente a los motivos, posibles negligencias y encubrimientos de la tragedia en Iguala por parte de la Procuraduría General de la República PGR) y la justicia federal y estatal, contaron en principio con la aprobación del Presidente Peña Nieto y su Gobierno.

Los resultados del “GIEI”, que en parte resultaron contradictorios a las anteriores investigaciones de la PGR, etc., causaron gran polémica entre políticos de diferentes partidos e incluso en círculos gubernamentales y obviamente entre los padres de los 43 normalistas.

En este contexto una gran mayoría resaltó la polémica frase del entonces Procurador General, Jesús Murillo Karam, de que los resultados obtenidos a lo largo de meses, correspondían a la “Verdad histórica”, con la finalidad de cerrar este caso.

Las objeciones del “GIEI”, basadas en los resultados de sus investigaciones, junto con un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, coincidieron en sus criterios de que en México existe una profunda crisis de inseguridad, debido a la violencia del Crimen Organizado, la corrupción e impunidad, ejecuciones extrajudiciales, tortura y secuestros violentos.

El Secretario de Gobernación condenó enérgicamente estas afirmaciones y resaltó que no corresponde a una Comisión de Derechos Humanos de poner en juego la estabilidad de un gobierno, sino en todo caso elaborar propuestas para mejorar presuntas deficiencias en los Derechos Humanos en un país.

El Presidente Peña Nieto, por su lado, ordenó la constitución de una nueva comisión gubernamental para retomar las investigaciones de la PGR, la justicia y fiscalía respecto a los trágicos acontecimientos en Iguala y Ayotzinapa del 26. Al 27. De septiembre de 2014.

Debido a que los resultados de las averiguaciones del “GIEI” indicaron ciertas desavenencias e irregularidades en los trágicos sucesos de gran impacto para los padres y simpatizantes de los 43 normalistas, el Presidente Peña Nieto invitó (por segunda vez) a una reunión confidencial a Los Pinos.

Esta reunión con los padres no dio en principio resultados que conformaran a las dos partes, debido a que los padres de los normalistas exigieron en primer lugar, que el Presidente concediera al “GIEI” el permiso de seguir más tiempo con sus investigaciones, paralelamente a la comisión gubernamental a instancias del Gobierno Federal.

En cuanto a las críticas expresadas por miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por ciertas deficiencias de Derechos Humanos en México, el Presidente Peña Nieto, antes de partir a la Cumbre de las Naciones Unidas en Nueva York, que él velará en el futuro por defender los Derechos Humanos en México y en su Gobierno.

En lo referente a las repetidas declaraciones del Presidente, su Secretario de Gobernación y el Encargado del Gobierno de la Seguridad Nacional, de las importantes reducciones conseguidos en los últimos meses de la violencia y los crímenes de Alto Impacto, como secuestros, extorsiones y homicidios, despertaron fuertes controversias, discusiones y críticas en círculos políticos y en la sociedad, debido a que los resultados obtenidos por algunas de las más renombradas ONG, como p.ej. la denominada “Alto al Secuestro” e incluso de INEGI, ofrecieron en gran parte serias diferencias.

Independiente de que la mayoría de los Gobiernos estatales constataron las mismas tendencias a la baja en lo que a la violencia y los principales crímenes de Alto Impacto se refiere, el INEGI comentó, que particularmente en 12 entidades estatales (sin citar cuáles) se observó incluso un considerable aumento de la inseguridad en la actualidad.

Resumen de la situación de (in)seguridad pública y sus principales factores

La DEA (por sus siglas en inglés), encargada de combatir el narcotráfico por parte del Gobierno de EE.UU., indicó que tiene indicios recientes, de que en la actualidad operan en el Distrito Federal y su zona conurbada con el Estado de México, están presentes cinco narco-cárteles.

Entre los que figuran Los Zetas, Sinaloa, Jalisco Nueva Generación, Los Caballeros Templarios, Golfo y Los Beltrán Leyva, considerados los más peligrosos del país. Según estos indicios la DEA observó un incremento de estos cárteles en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.

Por otra parte la prensa de la capital publicó diferentes informes que la Zona Metropolitana de la Ciudad de México sufre en la actualidad sus momentos más críticos en los últimos (diecisiete) años en Seguridad Pública por el aumento de incidentes criminales, a pesar de que hasta ahora no fue nunca calificada como “zona roja”. Los informes correspondientes indican que a lo largo del año en curso (2015) la violencia y los crimines de Alto Impacto han subido considerablemente, citando como ejemplo el incremento de homicidios en un 21%.

En algunos de los más espectaculares asesinatos, como los de cinco personas en la Colonia Narvarte, había una supuesta participación de un narco-cártel. Resultó que la prensa se refirió en principio en una mayor presencia y operatividad de narco-cárteles.

En este contexto la DEA enumeró también a la presencia de los máximos ocho narco-cárteles en territorio mexicano, citando los cárteles de Los Zetas, Sinaloa, Jalisco Nueva Generación, Beltrán Leyva, Golfo, Juárez, La Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios.

Según la DEA el Cártel Los Zetas es el que actualmente desarrolla más crímenes de Alto Impacto en las entidades estatales de Veracruz, Coahuila, Nuevo León. Zacatecas, Guanajuato, Puebla, Tabasco y Campeche. Además Los Zetas tienen una fuerte presencia de violencia y crimines en los Estados de Tamaulipas, Sonora, Aguascalientes, Oaxaca, Durango, Chiapas, y Quintana Roo, aparte de su ya mencionado operatividad en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.

Como consecuencia de la presencia, violencia y de los crímenes de narco-cárteles se ha observado últimamente la reaparición de Grupos de Defensa Civil o Milicias de Autodefensa que se han reorganizado para hacer frente a la presencia y crímenes de los narco-cárteles en defensa de la población civil, por falta de policías municipales o comarcales eficientes.

En la UNAM se han observado un fuerte incremento de la delincuencia y el narcomenudeo, que ha llamado fuertemente la atención a profesores y estudiantes por la notable inseguridad provocada en todo el campus. El Rector de la UNAM, Navarro Robles, que dejará su cargo a finales de octubre 2015, levantó su voz por los crecientes delitos, como asaltos con violencia (incluso contra profesores), robos y consumo de drogas. En lo que va del año de 2015 se registraron un total de 944 diferentes delitos.

En el Estado de Veracruz se produjo durante el pasado mes de septiembre una peligrosa ola de violencia y crímenes de Alto Impacto. En lo referente a homicidios se registraron entre enero y agosto de este año 2015 un total de 90 casos.

En el Estado de Michoacán, en el área del Puerto de Lázaro Cárdenas se produjeron siete muertos en un enfrentamiento entre sicarios de un narco-cártel y un Grupo Civil de Autodefensa.}

Comentarios

Entre los nueve nombramientos de funcionarios por el Secretario de Gobernación, entre subsecretarios y jefes departamentales, destacaron los de Arturo Escobar y Vega, encargado de Asuntos de Población, Migración y Religiones y de Patricia Bugarín, como nueva Coordinadora para el Combate de Secuestros.

El nombramiento de la nueva Coordinadora de Combate de Secuestros, como sucesora de Renato Sales, quien es ahora Encargado del Gobierno para la Seguridad Nacional, fue aplaudido en general por su experiencia y capacidad. Sin embargo el nombramiento de Arturo Escobar y Vega, ex Diputado del Partido, suscitó fuertes críticas por falta de competencia.

Últimamente la Prensa, la TV e Instituciones Financieras insisten en lanzar serias advertencias ante el nuevo crimen de Robo de Datos Personales en México, principalmente en la Zona Metropolitana de la Capital del país. La alarmante cuota de un incremento de este delito en un 40% en los últimos meses, se concentran especialmente en la Ciudad de México y su Zona Metropolitana. Las advertencias incluyen la detección de una banda internacional que opera en la capital.

Ante este nuevo fenómeno delictivo, las autoridades competentes publican recomendaciones a la ciudadanía para que aplican más restricciones en el manejo de sus datos personales en sus operaciones bancarias, fiscales, sus tarjetas de crédito, en compras vía online.

En este contexto también se advierte que hay que tener mucha precaución en el manejo de billetes, especialmente de a $ 500.00 Pesos, pues se han reportado un aumento de circulación de este tipo de billetes falsos, que incluso están en distribución a través del uso de Cajeros Automáticos de algunos bancos.

Por otro lado los medios han difundido a lo largo del mes de septiembre pasado, especialmente en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, múltiples casos de crímenes violentos, principalmente asesinatos, cometidos por narco-cárteles, lo que ha causado cierta alarma por la repercusión en la situación de inseguridad existente.

Este tipo de crímenes se ha extendió también en los Estados de Guerrero, Sinaloa y Chihuahua, por lo que hay rumores en ciertos círculos de la ciudadanía de que el gobierno está a punto de perder la guerra contra la mafia de droga.

A pesar de que el Presidente Peña Nieto ha ordenado por a la alta cifra de asesinatos de periodistas en el país, que se tomaran más medidas concretas para su protección, se reportaron recientemente otros dos asesinatos de periodistas en Villahermosa en el Estado de Tabasco.

En el Estado de Tamaulipas se produjeron bloqueos den cinco pasos fronterizos hacia EE.UU. como protestas de grupos civiles por asaltos con armas de fuego de grupos de desconocidos a policías municipales.

Entre los diferentes crímenes que se han reportado a lo largo del este mes de septiembre recién pasado, llamó la atención el de 10 asesinatos en el Distrito Federal y su zona conurbada en la noche del 10. al 11 de este mes.

En Chimalhuacán, en el Estado de México, se registraron una serie de asaltos violentos, a cargo de una mujer, la “degolladora de Chimalhuacán”, que causó hasta finales de septiembre siete víctimas, entre ellos dos muertos. Esta serie de crímenes causaron entre la población gran pánico y se procedieron a la toma de medidas de vigilancia especiales con refuerzo de la Policía Federal y el Ejército.

En Naucalpan se registraron un llamativo incremento de asaltos armados desde motocicletas a transeúntes, por lo que el Ejército y la Policía Federal han reforzado sus patrullajes.

Finalmente es de mencionar que los delitos y crímenes cometidos hoy en día se ejecutan en un 95% a mano armada.