¿Una reforma fiscal para ayudar a los pobres?

El Gobierno de Peña Nieto prepara una reforma fiscal que no resuelve los problemas que la corrupción y el despilfarro del estado han creado. El IVA subiría al 19% e incluiría alimentos y medicinas, incluso duplicaría los impuestos en zonas fronterizas. El ISR subiría al 37%, ahuyentando a los inversionistas y orillando a los empresarios a la informalidad. Decir que el aumento ayudará a los pobres es una mentira, el gobierno tiene suficiente dinero, pero la corrupción y el gasto en burocracia terminan con ese recurso. ¿El gobierno debe hacer lo que le de la gana o hacer lo que el pueblo merece y necesita? Acento Informativo 2013.08.05

{podcast_media 312}