La CNDH miente, y lo hace mal

La CNDH presentó un informe respecto al enfrentamiento de fuerzas fedrales con sicarios del CJNG del 25 de mayo de 2015.

A los policías se les acusa de haber ejecutado extra-judicalmente a 22 sicarios cuando ya se habían rendido.

La versión de la CNDH nos quiere hacer creer que un grupo de pacíficos ciudadanos se reunían en un rancho y los policías llegaron y los asesinaron.

Como esta versión es ridícula, la han ido componiendo, ya han tenido que admitir que sus pacíficos ciudadanos no eran más que matones, tenían armas y dispararon a los federales cuando les exigieron que se rindieran.

Una mentira que se ha mantenido es la de la masacre de todos los sicarios. La realidad es que en el rancho no habían 42 personas, sino más de 100.

El testimonio lo dan tres de los detenidos, que a la fecha siguen con vida. Por lo que surge la duda, si en verdad fue una masacre, ¿por qué dejar testigos con vida?

Hasta la CNDH ha tenido que admitir que todos los muertos dispararon armas de fuego contra los policías, que encontró más de dos mil cartuchos percutidos y armamento militar.

Mala fe, eso es lo que encontramos de parte de Luis Raúl González Pérez. Quien está más preocupado por defender a delincuentes, que en aplicar la ley a quien delinque. Acento Informativo 2016.08.30