No podemos dejar la política en manos de los políticos

En unos meses, los ciudadanos tenemos una nueva cita con las urnas. Mientras más deba decidirse a través de la política, peor para la sociedad.

La política es un juego de suma cero, para que uno gane, otro debe perder. Y en una sociedad que aspira a la libertad, es que el menor número de cosas se decida de esta manera.

El estado debe intervenir lo menos posible, y dedicarse solo a la seguridad pública, pero también eso lo hace mal.

Por ello, no podemos dejar la política en manos de los políticos. Ellos no deben imponer su agenda, sino aceptar la de la sociedad.

Las promesas que los políticos hacen no serán pagadas con su dinero, sino con el de todos nosotros. Por ello, debemos exigir que cambien su oferta.

Queremos más libertades y menores cargas para los particulares. Acento Informativo 2015.02.09