El sistema de justicia penal de México está podrido

La desaparición de normalistas en Iguala, Guerrero, deja ya pocas esperanzas de encontrar a los jóvenes con vida.

El gobierno de Peña Nieto enfrenta una gran presión en México y el mundo. Requiere ayuda de gobiernos que han enfrentado problemas similares. En lugar de ello, buscó a Emilio Álvarez Icaza en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Parece que a Álvarez Icaza le importa más desprestigiar al gobierno que encontrar a los jóvenes desaparecidos.

La crisis que vive México tiene una razón de ser, la ineficacia de todos los sectores del sistema de justicia penal.

Para que este funciones, los servidores públicos que no detienen a los delincuentes o que incluso se alían a ellos, deben ser castigados.

Los pactos no significan nada si no se compromete a las autoridades a cumplir ciertas metas, sin castigos a los criminales, nada cambiará en México. Tony Tirado en Radio Cañon 800am en Ciudad Juárez 2014.11.03

{podcast_media 382}