Ante la inseguridad, debemos movilizarnos

Hace diez años, al menos un millón de personas respondieron a la invitación de organizaciones civiles para manifestarse contra la ola de inseguridad y secuestros.

En el Distrito Federal, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador emprendió una campaña de desprestigio en contra de la convocatoria. El Jefe de Gobierno acusaba que la marcha buscaba detener sus aspiraciones presidenciales.

En 2014, la pregunta es ¿sirvió de algo el despliegue de energía ciudadana?

Al menos en el Distrito Federal, las cifras de diversos delitos comenzaron a disminuir y algunos fueron realmente significativos.

A diferencia del DF, la ola de violencia convirtió a Chihuahua, y en particular a Juárez, en un infierno.

Y a Chihuahua se le unió Guerrero, Tamaulipas, Durango, Sinaloa, Baja California y Michoacán.

La movilización pacífica y masiva de los ciudadanos en el Distrito Federal obligó a los responsables de gobernar a atender los reclamos de seguridad. Tony Tirado en Radio Cañon 800am en Ciudad Juárez 2014.06.23

{podcast_media 364}