La detención del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera alías “El Chapo”, es un logro importante para el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, falta ver que tras esta detención disminuya la violencia que producto de la delincuencia organizada y la corrupción azota al país.

José Antonio Ortega, presidente del Consejo para la Seguridad Pública y Justicia Penal, consideró que la captura del famoso líder del cartel de Sinaloa es trascendente “en la lucha contra el narcotráfico y me parece que apagaron con un capo que fue protegido durante los gobiernos panistas por acción o por omisión, ahora hay que ver que baje la violencia, el secuestro, la extorsión, que es grave y ahí queremos ver resultados del gobierno federal ”.

Cabe recordar que Guzmán Loera escapó en 2001 de Puente Grande cuando Vicente Fox tenía pocos meses de haber asumido el poder y durante el gobierno de Felipe Calderón nunca fue detenido y los rumores sobre que era el narco protegido fueron insistentes.

Así, tras 13 años un mes y dos días de prófugo fue capturado el narcotraficante más buscado por México y Estados Unidos en un hotel de Mazatlán en un operativo que según informó el procurador Jesús Murillo Karam no hubo daños ni siquiera un solo disparo.

En opinión Ortega Sánchez, quien también es co-fundadoar de México Unido contra la Delincuencia, los enemigos de “El Chapo” como son Los Templarios, Los Zetas, lo que queda de Los Belttrán-Leyva “van estar muy contentos, habría que ver que las plazas que están disputando como Guerrero y Morelos no se vaya para arriba la violencia. La firma de inteligencia de Estados Unidos, Stratfor, advirtió que con la captura de Guzmán Loera podría aumentar la narcoviolencia en el país”.

Y recordó que “El Chapo” se encaprichó en tomar algunas ciudades como Juárez en 2008 y eso hizo que se incrementara la violencia, misma que disminuyó hasta el 2012 cuando ya se había apoderado de la plaza, “por lo que es muy importante cuidar de los lugares en disputa”.

El especialista deseó que pronto sean detenidos otros capos como “La Tuta”, Enrique Plancarte y Nazario Moreno si es que está vivo.

Y es que tras la detención del narcotraficante que ha ocupado lugares en la lista de millonarios de Forbes quedan otros nueve líderes criminales más buscados: Luis Fernando Sánchez Arellano, Enrique Plancarte Solís, Servando Gómez Martínez “La Tuta”, Juan Pablo Ledezma, Vicente Carrillo Fuentes, Héctor Beltrán Leyva, Juan José Esparragosa Moreno, Ismael Zambada García y Omar Treviño Morales.

El hecho de que la información primero haya sido revelada por la agencia de noticias estadounidense AP pudo deberse a “precaución” por parte del gobierno de Obama -que colaboró en la captura-, para evitar que por un “descuido” el capo pudiera “escapar” como ya ha sucedido con otros delincuentes e incluso gente cercana al detenido, quien ya se encuentra en el penal de alta seguridad El Altiplano, en Almoloya de Juárez, Estado de México.

En opinión de Ortega Sánchez la detención en la que junto con “El Chapo” fueron arrestadas 13 personas más y se aseguraron 97 armas largas, 36 cortas, un lanzagranadas, un lanzacohetes, 43 vehículos , 16 casas y cuatro ranchos, la querían enmarcar para la reciente visita del presidente Barack Obama a México, sin embargo no la pudieron concretar hasta ahora.

Además apuntó que esta histórica captura, que rápidamente ocupó las primeras planas de diarios nacionales e internacionales, se realizó como en los viejos tiempos del PRI, como sucedió con la detención de Miguel Ángel Felix Gallardo, fundador del primer cártel en México durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari o en tiempos de Ernesto Zedillo con la captura de Juan García Abrego, quien fuera el capo protegido por acciones u omisiones en el sexenio salinista.

“Preferían que un solo capo fuera el que organizara todo y a través de él tener una comunicación para que operara el narco, antes se hacía esta tipo de arreglos donde el gobierno federal los protegía y decía quién por dónde”.

Se presume que con la detención de Guzmán Loera, de 56 años, quien queda como jefe único del cártel de Sinaloa es el también famoso Ismael “El Mayo” Zambada. De acuerdo con la periodista Anabel Hernández especialista en temas de narcotráfico la organización criminal “seguirá funcionando porque es una organización muy bien aceitada, se trata de uno de los cárteles más viejos”.

Por lo que precisó el gobierno mexicano debe implementar un operativo para desmantelar toda la estructura criminal incluyendo a sus cómplices entre los que se cuentan gobernadores, diputados y empresarios.

Estados Unidos ya pidió la extradición del capo mexicano quien también se encontraba en la lista de los más buscados por la DEA.

Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído