Si las autodefensas surgieron en Michoacán (además de Guerrero) no fue producto de la casualidad.

Si en varios puntos de Michoacán grupos de ciudadanos no tuvieron más remedio que tomar las armas para defenderse, ello fue resultado de que ya no pudieron soportar más la explotación y abusos de Los Templarios.

Bajo el gobierno de Leonel Godoy, el grupo criminal La Familia y luego además su escisión Los Templarios, pudieron secuestrar, extorsión, robar y asesinar casi con total impunidad. Pero desde que asumió el poder Fausto Vallejo, los Templarios actuaron sin ninguna restricción.

Sus víctimas que decidieron integrar las autodefensas, relatan que Los Templarios no tuvieron suficiente con cobrar “impuestos” por todo (cosechas, cabezas de ganado, ventas, propiedades, “derecho de paso” además del de “piso”). Encima exigieron a sus víctimas que les “prestaran” a sus esposas e hijas. Ahí cruzaron la línea y provocaron el estallido de la rabia contenida.

¿Por qué Los Templarios llevaron sus abusos a tal extremo? Porque se sentían protegidos por el gobierno de Vallejo y más que eso: sentían y sienten que es “su” gobierno. Y mucho de razón tienen pues hay crecientes evidencias de que Los Templarios en 2011 usaron toda su maquinaria de terror para inclinar la balanza electoral en favor del candidato a gobernador del PRI.

Pero Los Templarios no sólo se sienten protegidos por el gobierno estatal, sino favorecidos por el federal, no de manera activa pero sí por omisión. Mientas que el gobierno federal se ha ensañado con integrantes de las autodefensas, no ha hecho nada contra lo que provocó su surgimiento: la impunidad de Los Templarios.

Un alto funcionario del gobierno federal me confió: en el puerto de Lázaro Cárdenas nosotros no controlamos: ahí el rey es Servando Gómez “La Tuta”, el máximo líder de Los Templarios. Y aunque el funcionario ya no me lo dijo, entiendo que no ha recibido la orden de destronar al rey.

Bajo las administraciones de Vicente Fox y Felipe Calderón, Joaquín Guzmán fue favorecido por el poder público, fue el capo predilecto ¿Será ahora éste el caso de La Tuta? Hasta el momento todo indica que sí. Y las consecuencias las están pagando los habitantes de Michoacán y otros estados.

Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído