Pese a que sigue siendo una de las más grandes rutas para el trasiego de todo tipo de drogas y un centro de lavado de dinero, México comenzó a mostrar señales de mejoría en términos de disminución de la violencia durante 2012, asegura el gobierno de Estados Unidos.

México continúa siendo uno de los países más grandes para el trasiego y producción de drogas ilícitas destinadas a Estados Unidos y un centro para el lavado de dinero”, dice el 2013 International Narcotics Control Strategy Report (INCSR, Reporte de la estrategia internacional para el control de narcóticos 2013) del Departamento de Estado.

Además, destaca que en 2012 emergieron señales de mejora en términos de disminución de la violencia”.

El informe que da cuenta sobre la situación del tráfico de las drogas en todo el mundo durante el año pasado, sostiene que el argumento para considerar que ha disminuido la narcoviolencia en México se sustenta en conclusiones periodísticas.

“De acuerdo con uno de los principales periódicos mexicanos (cuyo nombre no da a conocer), hasta noviembre de 2012 la tasa anualizada de crímenes y homicidios relacionados con el crimen organizado declinó en un estimado de 19% respecto de 2011”, consigna.

Las conclusiones del gobierno de Obama sobre la narcoviolencia en México señalan que “la mejora” se deriva de las cifras positivas que en ese sentido se dieron el año pasado en el estado de Chihuahua y otras entidades del país.

Sin embargo, subraya que los cambios en las tendencias de la violencia conllevaron a que se dispararan los homicidios en otros lugares.

En el apartado del tráfico y producción de narcóticos, el Departamento de Estado subraya que México es el principal conducto para el movimiento de cocaína, heroína, mariguana y metanfetaminas.

“México de manera agresiva combate al tráfico de drogas, y en esta área la cooperación con Estados Unidos no tiene precedente”, enfatiza.

Según la administración de Obama, el gobierno mexicano ha asestado fuertes golpes a las cúpulas de los cárteles de las drogas, encarcelando en el país o extraditando a Estados Unidos a varios capos de las organizaciones criminales.

No obstante, añade el informe, “ese éxito también ha dado como resultado la aparición de pequeñas y fracturadas organizaciones del tráfico de narcóticos, que, con el uso de la violencia, buscan consolidar su poder”.

Por otro lado, las fracturas en los cárteles han derivado a su vez para que en México aumenten otras actividades criminales, como el secuestro, la extorsión, tráfico de personas y la venta de drogas al menudeo.

En la lucha contra el narcotráfico –y con el respaldo de Estados Unidos a través de la llamada Iniciativa Mérida–, el reporte apunta por ejemplo, que ahora en el país se cuenta con casi 40 mil policías federales respecto de los 11 mil que había en 2006.

El Departamento de Estado indica que hasta el 27 de diciembre del año pasado el gobierno de México había confiscado más de tres toneladas de cocaína; mil 250 toneladas de mariguana; 182 kilogramos de heroína, 30 toneladas de metanfetaminas y 1.46 toneladas de goma de opio.

A esto se suma la destrucción de 8 mil 659 hectáreas de sembradíos de mariguana; 14 mil de siembra de amapola, así como el desmantelamiento de 267 laboratorios para la producción de metanfetaminas.

“También en este periodo se reportó el arresto de 22 mil 964 mexicanos y 251 extranjeros, por cargos relacionados con el crimen organizado, y 15 narcotraficantes de alto nivel o líderes de los cárteles de Sinaloa, Los Zetas y del Golfo fueron capturados o asesinados”, se resalta en el reporte del gobierno de Obama.

Asimismo, el Departamento de Estado acota que por Centroamérica y México pasa 90% de toda la cocaína que se consume en EU.

“La corrupción por narcotráfico continúa siendo un impedimento sustancial para los esfuerzos antinarcóticos de México, aunque están mejorando los estándares anticorrupción a nivel federal”, remata el informe.

En las conclusiones sobre el caso de México, el Departamento de Estado señala que aun cuando hubo avances en 2012, el trasiego, producción y consumo de drogas sigue siendo un punto débil a destacar en la realidad mexicana.

“Aparece con incrementos la producción nacional de narcóticos ilegales, así como el consumo de éstos entre los mexicanos. Y, aunque se incrementaron las confiscaciones de metanfetaminas, es relativamente limitada la interdicción de cargamentos de cocaína con destino hacia Estados Unidos”.

Redes Sociales

Otros Temas