La detención del alcalde perredista de Cocula, Guerrero, Erick Ulises Ramírez, quien estaba acompañado de líderes del grupo criminal Guerreros Unidos, se suma a una larga lista de representantes populares o candidatos de ese instituto político señalados de tener presuntos nexos con cárteles del narcotráfico.

Luego de la captura del exalcalde de Iguala y de su esposa, José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda, acusados por la Procuraduría General de la República (PGR) de ordenar el ataque y desaparición de los normalistas de Ayotzinapa en septiembre de 2014, se fueron revelando distintas acusaciones sobre presuntas ligas de perredistas guerrerenses con diversos grupos criminales.

Las denuncias iniciaron desde diciembre del año pasado. El Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal A.C. reveló una lista (que entregó a la PGR) de exalcaldes de Guerrero con presuntos vínculos con el crimen organizado, entre los que se encontraban los exediles de Apaxtla, Efraín Peña Damasio; de Tixtla, Gustavo Abarca Alcalá.

También, los expresidentes municipales de Leonardo Bravo, Leopoldo Ramiro Cabrera Chávez; de Eliodoro Castillo, Mario Alberto Chávez Carbajal; de La Unión, Crescencio Reyes Torres; de Mochitlán, Severo Espirito Valenzo; de General Neri, Eleuterio Aranda Salgado; de Teloloapan, Jesús Valladares Salgado; de Cuetzala, Feliciano Álvarez Mecino; de Coyuca, Rey Hilario Serrano, y de Marquelia, Javier Adame Montealban.

Para marzo de este año, cuando se dieron a conocer las primeras listas de candidatos del PRD a alcaldías, así como diputaciones federales y locales, que participaron en los comicios del 7 de junio, también salieron a relucir diversas acusaciones en contra de algunos aspirantes de ese partido.

En las listas aparecieron los hermanos Carlos y Crescencio Reyes Torres, quienes compitieron por la vía plurinominal al Congreso estatal, el primero, y por el distrito 12 local, el segundo, fueron señalados públicamente por Servando Gómez La Tuta, líder de los Caballeros Templarios (actualmente preso), de estar vinculados con el grupo criminal Los Granados, que operan en el municipio de Tecpan de Galeana.

También estaban en esa selección el exalcalde de Tecpan, Crisóforo Otero Heredia, como candidato al distrito 10, quien también ha sido señalado de brindar protección a Los Granados.

Otro perredista que se afianzó con el tercer lugar de la lista plurinominal para el congreso guerrerense fue el exdiputado federal Sebastián de la Rosa, quien hace unas semanas renunció a su militancia en la corriente Nueva Izquierda o los Chuchos, y quien ha sido acusado de ser uno de los principales promotores de la candidatura de José Luis Abarca.

Otro caso es el del exlíder del Congreso de Guerrero, Bernardo Ortega Jiménez, quien es hermano de los cabezas del grupo criminal Los Ardillos, Celso y Antonio, que operan en el corredor de trasiego de droga entre la región de La Montaña y el municipio de Chilapa.

Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído