Colors: Orange Color

Hugo Chávez y sus secuaces propalaron que una de las características distintivas del “socialismo del siglo XXI” es que no se daría mediante un baño de sangre.

Los “bolivarianos” no lo dijeron, pero el mundo lo sabe: en el siglo XX el comunismo fue responsable de la muerte de al menos 120 millones de seres humanos. Cuba fue el país comunista en donde el asesinato en masa fue, comparativamente, el menor y aun así está documentado el asesinato de 10 mil personas a manos del régimen castrista.

En Boao, China, el Presidente Enrique Peña hizo la siguiente invitación a los inversionistas chinos: "En mi país hallarán talento y capital humano calificado, así como un clima de negocios con estabilidad económica y certeza jurídica".

Es una verdadera lástima que las palabras del Presidente se contradigan con los hechos.

Aunque se concretó desde mayo del presente año, ahora se sabe que hay una acusación formal del gran jurado de Estados Unidos en contra del ex gobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington por proteger a los cárteles del narcotráfico y lavarles dinero.

A esto el ex mandatario ha respondido con una campaña en Internet para hacerse la víctima de un complot -con fines puramente políticos- por parte del ex presidente Felipe Calderón y la ex procuradora Marisela Morales.

El 13 de marzo de 2012, MURAL publicó mi artículo "Cassez: del linchamiento a la justicia", en el cual afirmé: "Los linchamientos no son actos de justicia, sino de barbarie (...) A los energúmenos que integran la turba no les importa la verdad (...) para ellos no se trata de quién la hizo, sino de quién la pague".

Se ha tratado de cuantificar el costo ostensible de la guerra del narco en México: número de muertos, gasto gubernamental, violaciones a los derechos humanos, evolución de otras formas de violencia, actividad económica en las ciudades más afectadas. Se sabe que hay costos indirectos: turismo, IED, y en abstracto la imagen internacional de México.

Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído

Banner - Sidebar Right