Carlos dejó de pagar la "protección" al crimen organizado y a los dos días su negocio de abarrotes fue incendiado.

Ahora es puntual en sus pagos. Eroga 5 mil pesos al mes. Recibe una llamada antes del cobro para asegurar el pago.

Su tienda se ubica en Ciudad Juárez y asegura que más de 80 por ciento de los comercios ahí pagan derecho de piso o "protección".

El Consejo Coordinador Empresarial de Ciudad Juárez calcula que el 90 por ciento de los negocios son extorsionados.

"Los comercios establecidos pagamos en dólares, los comercios ambulantes en pesos, pero todos pagan, si no simplemente no trabajan o les queman el negocio", lamenta Carlos.

Casos de negocios incendiados también se han reportado en Durango, Chihuahua, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Morelos, Guerrero y Coahuila.

"Primero recibí una llamada. En 2010, me comentaron que era necesario que contara con protección, pero que debía pagar por ella, eso me garantizaba que nadie fuera a asaltar mi negocio o a quemarlo.

"Entendí que se trataba de una extorsión, me asesoré con líderes de la asociación y nos recomendaron pagar. Nos dijeron que contra eso no se podía, que no había ninguna autoridad que evitara que le pasara algo a mi negocio", narra el comerciante.

Y aunque se hartó de pagar, las consecuencias fueron más costosas.

Hace unas semanas, el presidente de la Coparmex en Chihuahua, Ignacio Manjarrez, lamentó que las extorsiones no han disminuido en el estado y que los comerciantes están desprotegidos ante la extorsión.

El panorama ha obligado a los negocios a bajar sus cortinas. Restaurantes, comerciantes de la Central de Abastos, farmacias y grandes abarroteras pagan de 12 mil hasta 20 pesos al mes de extorsión.

Incluso, las rutas de transporte público y taxistas le entran al pago, refiere Carlos.

"No conozco a mucha gente que no pague, estamos entre la espada y la pared", se queja.

Apenas en agosto, José Antonio Ortega, presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal, advirtió que integrantes de la Central de Abasto de la Ciudad de México y la Central de Abasto de Ciudad Juárez son los más afectados por la extorsión.

Ortega indicó en ese encuentro que los comerciantes de Ciudad Juárez pasan por su peor crisis debido al crimen organizado y urgió a las autoridades a frenar la extorsión.

"Se está tratando de ver la forma de reducir la extorsión, pero no vemos que ese camino sea fácil pues el delito no se denuncia, y no se denuncia porque las autoridades o están coludidas o simplemente no investigan", lamentó Carlos.

Redes Sociales

Otros Temas