Bajo coordinación del Centro de Investigación para la Seguridad Nacional (Cisen), diversas dependencias de seguridad nacional se movilizan para responder a las nuevas amenazas realizadas por el Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI), grupo guerrillero con casi dos décadas de existencia en México, que está llamando al enfrentamiento directo contra el estado, y particularmente contra los “Guerreros Unidos”.

A través de un comunicado publicado por el Centro de Documentación de Documentos Armados (Cedema), el ERPI llamó tanto a sus militantes, como a la población en general, “a la conformación de la Brigada Popular de Ajusticiamiento 26 de Septiembre, expresamente fundada para enfrentar en aspectos político-militares esta nueva afrenta del narcoestado mexicano y, particularmente, al cartel de sicarios del Estado, mal llamado ‘Guerreros Unidos’”, afirmaron a través de su mensaje.

La misiva, que está acompañada también de un video, ha puesto en alerta a los servicios de inteligencia federales, quienes han validado la amenaza como real y para lo cual se “ha redoblado el reconocimiento aéreo con UAVSs (aeronaves no tripuladas) del Ejército y la Policía Federal”.

El Cisen validó también la veracidad de la advertencia, la cual calificó como real; pues se trata además de un grupo guerrillero que ya ha entrado en combate anteriormente, la primera ocasión documentada fue en 1998, con un saldo de 11 milicianos fallecidos en un ataque a militares en el municipio de Ayutla de los Libres, Guerrero.

Según información desclasificada de los servicios de inteligencia nacionales, el ERPI, tenía la capacidad de maniobra en todo el estado de Guerrero, no obstante creen que sus capacidades técnicas y humanas han venido a la baja en años recientes, también se cree que el comandante Ramiro, uno de sus líderes, falleció el año pasado.

En una entrevista al ERPI, realizada en 2009 por el investigador del Cedema, Jorge Lofredo, el ERPI se definió como anticapitalista y en contra de los dogmas e ideologías políticas; rechazaron pertenecer a alguna corriente socialista o anarquista y se manifestaron dispuestos a combatir en función de los “objetivos políticos que el pueblo organizado se marque y se disponga probar”.

El grupo guerrillero hizo un llamado a presentar de manera pública o confidencial, información sobre los bienes o posiciones de los Guerreros Unidos.

Otros grupos guerrilleros también se manifiestan

Otro de los grupos guerrilleros que se han manifestado, es el Ejército Popular Revolucionario (EPR), quien afirma que los jóvenes de Iguala, estarían siendo torturados en instalaciones del Ejército Mexicano; para lo cual hace un llamado también a sumarse a la lucha; “Al terrorismo de Estado se le enfrenta con la unidad popular, constituye una necesidad la generalización en el plano nacional de las acciones políticas de masas”, afirmaron a través de un comunicado.

El Cedema publica también un desplegado, de un grupo inédito denominado Milicias Populares ¡Basta Ya!, quienes también hacen un llamado a “responder con todas las formas de lucha, violentas y pacíficas, legales e ilegales”, ante las agresiones de Iguala y Tlataya. “Que nuestro dolor, nuestra rabia e indignación se transformen en aliento para organizarnos porque solamente así podremos quitar del poder a la mafia neoliberal”, afirman en su desplegado.

No obstante algunos otros grupos, como La Unión de Pueblos Originarios del Estado de Guerrero (UPOEG), grupo de autodefensas que ya se encuentran en operativo en la zona para buscar a los desaparecidos, se deslindaron del llamado del ERPI y afirmaron que ellos se encuentran sin armas y sin intención de entrar en un choque armado.

La guerrilla de Tlatlaya

Cabe señalar que también existen señalamientos de que el grupo de jóvenes asesinados en Tlatlaya pertenecían también a un grupo guerrillero, a pesar de que el procurador Murillo Karam ha insistido que se trataba de una banda de secuestradores.

En esta tesis han abundado investigadores como Francisco Cruz, autor de varios libros de investigación del tema del narcotráfico en México, quien sostiene que hay varios elementos para considerar que pertenecían a las Fuerzas Armadas Revolucionarias Liberación del Pueblo FARP-LP.

En ese sentido también el líder de Morena en el Estado de México, exigió al gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, aclarar si los ejecutados en Tlatlaya eran integrantes de la guerrilla, como publicó Fuerza. Raúl Flores Durán

Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído