Colors: Purple Color

Entre los muchos grupos que participaron en las manifestaciones de este sábado 6 de diciembre en el Paseo de la Reforma me llamó la atención uno que portaba banderas rojas con la hoz y el martillo, el tradicional símbolo comunista. La vieja ideología no ha desaparecido, no por lo menos en nuestro país.

Como consecuencia de las atrocidades ocurridas en Iguala, el País enfrenta un triple desafío: hacer justicia por el asesinato de 6 personas y la desaparición forzada de 43 normalistas de Ayotzinapa; enfrentar la violencia desestabilizadora que con el pretexto de esos hechos cometen los grupos radicales y emprender la muy pospuesta y urgente reforma profunda de los sistemas de justicia penal y político.

Una vez que la PGR dio a conocer que los 43 normalistas de Ayotzinapa fueron asesinados la noche misma en que fueron secuestrados, las tareas pendientes para el gobierno del Presidente Peña son confirmar que los restos hallados corresponden a los desaparecidos (hasta donde sea posible, dado el esfuerzo de los asesinos por eliminar todo rastro), llevar ante la justicia a todos los responsables y emprender una reforma verdadera, radical, del sistema de justicia penal y del sistema político que desde hace tanto tiempo han sumido al país en una terrible crisis, para que efectivamente nunca se repitan hechos como el de Iguala.

El Estado comienza en la Presidencia de la República y termina en el más humilde de los presidentes municipales. Por ello, es propio decir que los crímenes cometidos en Iguala, hayan tenido o no un explícito propósito de represión política, fueron un crimen de Estado que daña irremediablemente al PRD, quien postuló y respaldó como alcalde a un criminal ligado al narcotráfico.

La portada y el balazo de la nota principal de La Jornada del 9 de noviembre es una clara declaración de guerra al Estado Mexicano: "Esto apenas comienza", advierten normalistas. El titular del diario capitalino es reforzado con fotos a todo color sobre el incendio de anarquistas a la puerta principal de Palacio Nacional, en el D.F. y los hechos violentos del mismo sábado por la noche en Chilpancingo, Guerrero, en donde supuestos normalistas prenden fuego a 20 vehículos robados a particulares.

Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído

Banner - Sidebar Right