A un mes de las elecciones del 7 de junio de 2015, los obispos de la Dimensión Fortalecida de la pastoral de Justicia, Paz, Reconciliación, Fe y Política (JPRFP), escuchando a muchas personas y unidos a lo expresado por la Conferencia del Episcopado Mexicano y algunas Provincias o Diócesis, compartimos con ustedes las siguientes reflexiones.

México llega a un nuevo proceso electoral en medio de una profunda crisis de credibilidad en la mayoría de sus instituciones, funcionarios y políticos. La corrupción y la violencia se han extendido. La pobreza no cede.

La falta de acceso a servicios de salud, educación y nuevas tecnologías agigantan la desproporción entre unos cuantos privilegiados y muchos desfavorecidos. Los ciudadanos perciben que los partidos políticos no están ofreciendo propuestas claras y concretas para mejorar la situación.

Pese al desánimo que todo esto puede provocar, el proceso electoral del 7 de junio es una oportunidad para hacer algo ¡El voto es un derecho y un deber! Por eso, los Obispos de la Dimensión Fortalecida de JPRFP:

1.- Invitamos a todos los ciudadanos y ciudadanas a que conozcamos, analicemos y compartamos opiniones sobre las propuestas de los candidatos por los que votaremos en nuestra comunidad, así como que nos den la seguridad de que son honestos y de que cumplirán sus promesas. Este diálogo debemos hacerlo respetando los puntos de vista y la decisión de los demás.

2.- Pedimos a todos que acudamos a votar responsable y libremente, sin dejar que nadie quiera “comprar” nuestro voto a cambio de una despensa, dinero u otra cosa. Si algún candidato ofrece algo de esto no le venda su voto.

3.- A los sacerdotes, diáconos, consagradas, consagrados y agentes laicos de pastoral, les urgimos a seguir promoviendo la dignidad de toda persona y el respeto a sus derechos humanos y políticos, conforme a lo que mandan las leyes del país y el Código de Derecho Canónico.

4.- A los funcionarios y candidatos, les pedimos un comportamiento ético-político sensible a la necesidad de los mexicanos y mexicanas, justo y respetuoso del Estado de Derecho.

5.- A los medios de comunicación les recordamos la gran oportunidad que tienen de servir a México informando con la verdad para que los ciudadanos, debidamente enterados, podamos ejercer mejor nuestro voto.

6.- ¡Votemos el 7 de junio! Y si notamos alguna anomalía, ¡denunciémosla a las autoridades!

7.- Tras la elección, seamos protagonistas en la construcción de nuestro país. Unámonos, participemos y apoyemos el trabajo de las autoridades legítimamente elegidas, y vigilemos y exijamos juntos que cumplan sus compromisos de campaña y que escuchen y atiendan a las necesidades del pueblo. No dejemos sólo en manos de los políticos el destino de nuestro México.

Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído