La detención de José Manuel Mireles es un mensaje definitivo del gobierno federal a los grupos de autodefensa en Michoacán para que depongan las armas y se apeguen a las instituciones, aunque podría mermar la fase de pacificación de la entidad y afectar el proceso de estabilización sobre todo con una administración local en transición.

Así coincidieron en señalar políticos y consultados, tras la detención de uno de los líderes más visibles de los grupos de autodefensa que no se ha alineado con la política oficial de institucionalizar en fuerzas rurales a dichos movimientos.

La senadora panista Luisa María Calderón Hinojosa llamó a que la ley se aplique parejo a todos en Michoacán si con la detención de Mireles busca decir “aquí mando yo”.

“El doctor Mireles no creo que de mala fe haya actuado porque las cosas no están bien aún, pero que algunos integrantes de la delincuencia organizada estén del lado de las guardias rurales nos preocupa a muchos (…) Cómo perdonas a alguien que dice que es un guardia rural o cómo lo cambias a guardia rural, cuando antes fue delincuente. Se ha hecho simplista la búsqueda de una solución de un problema complejo“, declaró.

Además, la legisladora dijo que la aprehensión del líder de los últimos grupos de autodefensa se da porque seguramente el doctor ya no les sirvió para los fines del gobierno.

“¿En qué momento dejó de serles útil? Si no mal recuerdo Mireles encabezó a las autodefensas, lideró la búsqueda de los cabecillas a los que han detenido, que por cierto no detuvieron a La Tuta, se dejan liderar por él, luego salimos de la crisis, del punto rojo, ¿y ahora?“, cuestionó.

La activista Isabel Miranda de Wallace, presidenta de Alto al Secuestro y quien ha participado en foros sobre el tema de las autodefensas, señaló que la detención de Mireles confirma lo que ya había anunciado el comisionado Alfredo Castillo, respecto a que no se permitiría más a personas armadas fuera de la ley.

“Es una manera de mandar un mensaje a todo Michoacán que el gobierno no va a tolerar que se vuelvan a reagrupar en esa figura (de las autodefensas). Mireles estuvo en las reuniones con las autoridades y sabía que estas serían las reglas y habría que respetarlas”, indicó Wallace.

El organizador de la megamarcha de hace 10 años contra la violencia en la Ciudad de México y presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad, José Antonio Ortega también apuntó que la detención de Mireles manda un mensaje a la gente para que ya no se movilice en armas.

El también abogado penalista recordó que en algún momento hubo una “excelente colaboración” entre los grupos de autodefensa con las fuerzas federales, lo que incluso derivó en varias capturas de delincuentes, pero dijo que esta detención refleja un cambio en esa dirección.

El abogado Ortega Sánchez criticó el endurecimiento de la política encabezada por el comisionado en Michoacán Alfredo Castillo, pues recordó que la gente no se armó por gusto sino por necesidad.

A mí me parece una equivocación muy grave del comisionado Castillo y del gobierno federal. Los autodefensas no son los criminales, ellos estaban ayudando, colaborando, en una acción desesperada y de legítima defensa por resolver el problema”, sentenció.

En ese contexto consideró preocupante que las fuerzas federales no hayan logrado aún detener a Servando Gómez, alias La Tuta, el líder más visible desde de Los Caballeros Templarios, pues es una situación que no genera tranquilidad.

Wallace por su parte consideró que el gobierno federal debió ser más político con Mireles para no llegar a esta situación de un encarcelamiento.

Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído