Por In- Justicia · 18/08/2018
Guadalajara atraviesa un grave problema de inseguridad sin que el gobierno municipal haga nada por resolverlo.

Balaceras, secuestros, muertes violentas…

En los últimos cinco años, en el estado de Jalisco se han encontrado 260 cadáveres en fosas clandestinas Van casi mil 300 personas asesinadas en lo que va de este año

Jalisco está en el segundo lugar de robos de autos en el país La principal responsabilidad de todo gobierno es garantizar la seguridad de sus ciudadanos.

Pero en Guadalajara se da la paradoja de que los delincuentes son los mismos policías…

Por eso urge que el gobierno municipal abra una investigación interna y depure a los policías corruptos.

¿Por qué ahora? Porque la modificación del reglamento de la policía de hace unos días no es sino una cortina de humo para encubrir a los policías corruptos y garantizarles la impunidad.

Y mientras la ciudadanía tiene miedo de salir a la calle. Y peor: tiene miedo a denunciar a la policía.

La polémica sobre las extorsiones a los chavos que mantienen sexo en las calles no es sino la punta del iceberg.

Pero esa punta dice que el 90% de los universitarios que mantuvieron relaciones en las calles fueron extorsionados por uniformados tapatíos.

La solución no es la retirada de competencias como propone el Movimiento Ciudadano. Eso sólo garantiza la degradación moral de nuestros jóvenes y el deterioro de nuestra ciudad

La solución pasa por perseguir a los policías corruptos y su actual impunidad.

Por si fuera poco, el nuevo reglamento de la policía legaliza la prostitución y el proxenetismo. ¿Es esto proteger a la mujer?

Y por último, permite que activistas y periodistas desacaten las ordenes policiales si lo que buscan es documentar la actividad policial. O sea, la garantía de la anarquía. Porque la policía debe ser respetada. Pero para ello debe de hacerse respetar. Y eso pasa por depurar a los corruptos y ponerle freno a la impunidad.

Todavía estamos a tiempo de pararlo porque el nuevo reglamento policial todavía no ha sido publicado en la gaceta oficial.

Pídele al Presidente Municipal de Guadalajara, Juan Enrique Ibarra Pedroza, que no deje abierta la puerta a la impunidad y la corrupción policial. Que identifique y despida a los policías que extorsionan a los ciudadanos de Guadalajara.